arrow

El padrino III (1990)

El padrino III
Trailer
7,8
71.187
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Michael Corleone, heredero del imperio de don Vito Corleone, intenta rehabilitarse socialmente y legitimar todas las posesiones de la familia negociando con el Vaticano. Después de luchar toda su vida se encuentra cansado y centra todas sus esperanzas en encontrar un sucesor que se haga cargo de los negocios. Vincent, el hijo ilegítimo de su hermano Sonny, parece ser el elegido. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Godfather: Part III
Duración
163 min.
Guion
Francis Ford Coppola, Mario Puzo (Novela: Mario Puzo)
Música
Carmine Coppola
Fotografía
Gordon Willis
Productora
Paramount Pictures
Género
Drama Mafia Crimen Familia Años 70 Secuela
Grupos  Novedad
Trilogía El Padrino Adaptaciones de Mario Puzo
7
Un plano que requería conclusión
Necesaria y precisa. Así es como definiría en pocas palabras el final de una saga que nos dejó perplejos, asombrados, catacumbados a un mundo totalmente nuevo para nosotros y que, sin embargo, resultaba ser mucho más cercano de lo que cualquiera hubiese podido creer jamás, por la verosimilitud de las reacciones, por las personalidades tan vivas y cercanas, por la impresionante realización de todo un maestro....

Para afirmar, pues, que "El padrino III" es necesaria, sólo me bastaría con remitirme al último soberbio y silenciosamente demoledor plano del segundo tomo de la saga, a ese plano que deja a Michael inmerso en una lucha interior, comprendiendo sus errores y paralizando al espectador, atrapándole en un halo de inquietud, de desconsolación por ver la caida de alguien tan cortante, por verle desmoronándose tras tantos momentos sin mediar el más mínimo gesto ante la admiración que podía llegar a despertar.... ese plano que nos dejaba, en definitiva, expectantes por saber como continuaría, a partir de ahí, la historia de Michael Corleone.

Y puede que este volumen no tenga tanta fuerza, no posea la elegancia ni la sutileza de los anteriores, y puede que las interpretaciones no alcancen el inalcanzable estrépito de Sonny (excepcional James Caan), o la pasmosa tranquilidad de Tom Hagen (inmenso Robert Duvall), o el porte del mismísimo Don Vito (excepcional Brando), pero sin duda dejan un ligero resquicio para conocer todos sus pensamientos, para identificarte con la pequeña historia de Vincent Mancini y Mary Corleone, para comprender como ese padre hastiado por la edad libera a su hijo y le permite verter toda su dedicación en lo que siempre había deseado, como Kay Adams comprende la quebrantable soledad de Michael y decide no dejarle de lado...

Todo ello, teñido con un relato sobre nuevos pactos, otros mafiosos a los que hacer frente y múltiples modos de buscar una salida al camino trazado anteriormente, y llevado por Coppola con interés, pero sin el poso que caracterizó las dos primeras entregas. Y aun así, llega el plano final, y vuelves a sentirlo, se vuelve a apoderar de ti esa estremecedora sensación, ya la tienes a tu lado otra vez, y has vuelto a caer de nuevo... congelado y desolado, observas como ese plano concluyente se te clava, y te deja sin habla, casi sin quererlo....
[Leer más +]
188 de 230 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Una espectacular despedida
Es una verdadera obra maestra, digan lo que digan. No creo que esté por debajo de sus predecesoras: al contrario, es tan dinámica y gustadora como las otras dos. He aquí mis argumentos:

1. Al Pacino hace una actuación formidable, mostrando lo mejor de su capacidad. Más austero, más creíble, más humano: tanto que nos hace sentir compasión.
2. Los diez minutos finales. De lo mejor en la historia del Cine: resulta maravillosa la contraposición de las dos realidades, los dos dramas que se mezclan (la ópera y el film); Francis Ford Coppola logra un paralelismo brillante, en el que música, violencia y acción terminan creando una secuencia fenomenal, y el clímax alcanzado es de una intensidad brutal.
3. Está llena de momentos memorables, que aparecen como ráfagas (buen uso del flashback de parte del gran Francis) o se van elaborando en la trama (por favor lean el spoiler).
4. Así como en la segunda parte de la saga, se tejen realidad histórica y ficción. Las escenas en el Vaticano, las notables tomas del paisaje siciliano y el mismo argumento son suficientemente creíbles.

Para completar el encanto, tenemos a Eli Wallach en el colmo de su versatilidad, regalándonos un entretenido personaje, tan odioso como agradable. Diane Keaton se mantiene: sencillamente excelente. La actuación de Talia Shire es bastante bien lograda. No pienso que Andy García lo haya hecho mal: al contrario, encaja en el papel y todo su cinismo y frescura son un punto a favor.

Para los cinéfilos, estos dos datos que pueden ser de utilidad:
1. Robert Duvall se negó a participar en el rodaje por no llegar a un acuerdo salarial con Coppola. Aunque no tengo nada contra Hamilton, me parece que el maestro Francis tuvo que haberle insistido al genial actor: se habría podido armar una mejor historia.
2. Wynona Rider iba a interpretar a Mary, pero se enfermó justo antes del rodaje: por eso apareció la hija del director.
3. A quienes les interese la historia de la conspiración a propósito de la muerte de Albino Luciani (Juan Pablo I), les recomiendo leer acerca del Banco Ambrosiano y el cardenal Paul Marzinkus.
[Leer más +]
154 de 164 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1