arrow

Luke Cage (Serie de TV) (2016)

Luke Cage (Serie de TV)
Trailer
6,1
5.269
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV. 2 temporadas. Como consecuencia de un experimento fallido, Luke Cage (Mike Colter) ha desarrollado una piel indestructible y una fuerza sobrehumana. Ahora es un fugitivo que intenta rehacer su vida en el barrio neoyorquino de Harlem. Pronto se verá obligado a salir de la sombra, luchar por su ciudad y afrontar un pasado que quería enterrar. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Luke Cage (Marvel's Luke Cage) (TV Series)
Duración
55 min.
Guion
Cheo Hodari Coker, Archie Goodwin, John Romita Sr., Roy Thomas, George Tuska, Akela Cooper, Aïda Mashaka Croal, Jason Horwitch, Charles Murray, Christian Taylor, Nathan Louis Jackson, Matt Owens, Matthew Lopes, Nicole Mirante-Matthews, Ian Stokes, Tony Isabella, Arvell Jones, Steve Englehart, Billy Graham, Pat Broderick, Chris Claremont, Len Wein, Mark Bagley, Kurt Busiek, Gene Colan, Gary Friedrich, Ruth Atkinson, Otto Binder, Bob Brown, Marv Wolfman
Música
Ali Shaheed Muhammad, Adrian Younge
Fotografía
Manuel Billeter, Petr Hlinomaz
Productora
ABC Television Studio / Marvel Entertainment / The Walt Disney Company / Netflix / Disney-ABC Domestic Television / Marvel Studios / Marvel Television. Distribuida por Netflix
Género
Serie de TV Acción Ciencia ficción Cómic Marvel Comics Superhéroes
Grupos  Novedad
Marvel & Netflix
5
La más light y prescindible del pack Netflix-Marvel
'Luke Cage' es la serie más light y más prescindible hasta ahora del pack Netflix-Marvel. En la cima está 'Daredevil', imprescindible para los amantes de la acción en general y los superhéroes en particular, un soplo de aire fresco al género y uno de los estandartes de la cadena. Detrás, bastante más atrás, está 'Jessica Jones', con notables cualidades, original concepto pero con una irregularidad que hace que pierda enteros en el recuerdo. Y aún más detrás, la que nos ocupa. Voy a intentar explicar y resumir por qué, en mi opinión, claro.

'Luke Cage' se deja ver, y en conceptos generales, y como prácticamente todo lo que hace Netflix, está bien hecha, no se puede decir que es una serie mala, pero en una segunda época dorada de las series donde como hace una década vuelve a haber mucho y bueno, hay que elegir que ver y en una lista de, ya sólo entrando en estrenos de 2016, seguramente no estaría ni entre las 10 primeras. A su favor tiene toda la atmósfera de Harlem, su gente, su música, los intereses y conflictos policiales y políticos. Pero si por ejemplo, este año te has visto también 'The Get Down' (también de Netflix), es como si pasas de 'El Padrino' a 'Gangster Squad' o de jabugo a jamón serrano de Carrefour, que no es malo, pero... . Y Luke Cage, como personaje, ya en Jessica Jones se vio sin excesivo carisma, que no acababa de parecer necesario darle una serie propia. Algunos mamporros y levantamientos de enemigos al aire, mucho usar "tomar un café" como seudónimo de follar, mucha sudadera agujereada y poco más. Los que le acompañan en el reparto tampoco hay ninguno que coja los mandos interpretativos de la serie y ninguno de los villanos le llega a la suela de los zapatos a los de 'Daredevil' ni al de 'Jessica Jones'.

Quizá el mayor fallo de la serie es creerse más profunda de lo que es para luego, encima, acabar con una torpe ejecución. Mahershala Ali es un villano menor, en el papel de Cottonmouth. Te venden en los flashbacks que era un niño virtuoso con el piano que no quería ser criminal, que aún hoy en día le tiemblan las manos cogiendo una pistola y de repente se vuelve un asesino despiedado que se descojona vivo. La hermana (más que correcta la actuación de Alfre Woodard) por su contra va de puritana pero en el fondo vemos que desde pequeña le gusta el poder y matar aunque su cambio resulta, de nuevo, bipolar y antinatural. El propio protagonista igual te dice en una frase que quiere pasar desapercibido y que va a huir del planeta porque uno que ha visto ha podido reconocerlo viéndolo de lejos y de lado, que un minuto después de pone a para descubierta en medio de la calle a parar balas y correr por la calle gritando "soy Luke Cage niggas!!". Y ya no entremos al "estoy aún guardando el luto a mi ex muerta" pero luego tirarle (sin excesivo éxito) los trastos a todo lo que se menea. Que por todo lo que sucede, das por hecho que la serie está ambientada antes de Jessica Jones, pero por detalles (como que mencionen el disparo a bocajarro de la escopeta) ves que no, que es después, lo cual despierta aún más dudas, sensación de ilógica y de ir un poco a salto de mata. De hecho, la serie en general da la sensación de ir en servicio de algunos giros, de algunos conceptos de la trama que quiere explicar y resaltar y que por el trayecto hay detalles más hilados. Hay cosas, que directamente son hilarantes, comedia involuntaria y grandes "WTF!". La aparición repentina del misterioso 'Diamondback' es una bala fatalmente gastada, la relación con Luke daba para muchísimo más y escenas como "vamos a curar a Luke" protagonizada por la groupie de los superhéroes Rosario Dawson, hará, ya no sólo que llores de risa, sino que los experimentos que haces tú en una boda con las sobras que te quedan de comida y bebida, sean ciencia avanzada.

La serie daba más para algo mucho más desenfadado, entretenido y sus momentos puntuales de acción e incluso comedia (cuando lo busca puntualmente, la involuntaria no la cuento) funcionan y su reparto, aunque las comparaciones sean odiosas y más con las cara principales cumple en general. Pero la losa de los trabajos anteriores pesa y el esfuerzo por darle una complejidad que no cuaja, la deja en tierra de nadie, sin gran personalidad.
[Leer más +]
44 de 60 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Un héroe para los que nunca lo tienen.
Luke Cage es por un lado la mejor de las series Marvel-Netflix hasta la fecha, al mismo tiempo que es quizás la más floja de las cuatro (contando con la segunda temporada de Daredevil).
Esta ambivalencia se refleja por un lado en el aspecto positivo de que es la que mejor y de mayor manera se mete en el trasfondo social y contextual que vive la sociedad que rodea al superhéroe. Si bien puede que para algunas personas les parezca excesivo y hasta panfletario, mucho del discurso socio-racial que contiene la serie, desde mi perspectiva es el punto fuerte. Hay que tener en cuenta que el universo cinematográfico y televiso del mundillo de los superhéroes que nos tiene invadido desde principios de siglo, ha tenido tanto a los grupos étnicos “excluidos” (véase negros, latinos, etc.) y las mujeres en un segundo plano y con roles muy estereotipados en líneas generales. En Luke Cage, hay una reinvidicación constante de la problemática afro en Nueva York, sin estigmatizarla y envolviéndola de todo su rica cultura, que queda magníficamente representada en los excelentes espacios musicales que se dan el Harlem Paradice, que le dan un aura especial a la serie, que ninguna de las otras series habia tenido. Así también, la serie tiene una buena representación de los roles femeninos - en este caso afro-femeninos – con figuras empoderadas, lo cual haga que para lo que es el contexto de una serie de superhéroes, sea reivindicativa y simbólica, generando modelos de representación cultural positivos, para un grupo social que casi siempre se ve reflejado como lo peor en los productos cinematogáficos de Hollywood
El contenido socio-cultural-político es sin lugar a duda el aspecto llamativo y fuerte de la serie. Pero por otro lado, la serie es floja tanto en el bajo carisma de muchos de sus personajes y algunos momentos y desenlaces flojos que tiene la serie, los cuales para ser un serie de 13 episodios, tiene más de un capítulo que parece de relleno. Luke Cage, como personaje, si bien va de menos a más, es bastante más soso que lo que podía ser Jessica Jones o el propio Matt Murdock y eso la serie lo siente, arrancando con muy poco carisma, aunque al final termina siendo un personaje más que querible. Los villanos principales son sin lugar a duda los que salen perdiendo en la comparativa y si bien no están del todo mal, te dejan la sensación de que son un poco desaprovechados y el formato de la serie de dos partes en 13 capitulos, hace que no se profundice en demasía en ellos, lo cual hace que queden algo vacios y planos en comparativa con lo que fue el Kingpin y Kilgrave. Mención aparte se lleva el personaje de Mariah Dillard muy bien interpretada por Alfre Woodard, que toda similitud que pueda encontrar con alguna antigua ex alcaldesa española es más que pura coincidencia
En conclusión, la sociedad Marvel-Netflix sigue dando buenos frutos y productos de entrenamiento maduro, muy bien cuidados y con trasfondo social, que siguen superando en calidad (en términos generales) a las mega producciones cinematográficas de Marvel y DC.
[Leer más +]
18 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil