arrow

Fatal Instinct (1993)

Fatal Instinct
Trailer
4,3
725
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Parodia de algunos de los más taquilleros filmes de los primeros años noventa, en especial de thrillers como "Instinto básico", "Durmiendo con su enemigo" y "El cabo del miedo", entre otros. Un abogado policía (sí, es las dos cosas) es seducido por una mujer mientras su esposa está teniendo un affaire con un mecánico. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Fatal Instinct
Duración
89 min.
Guion
David O'Malley
Música
Richard Gibbs
Fotografía
Gabriel Beristain
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer
Género
Comedia Comedia absurda Parodia
"Muy simpática"
[Diario El País]
8
A pesar...
... de que no me suelen gustar demasiado las producciones "antiquillas", no puedo negar que no he encontrado gracia a esta peculiar producción, desconocida, por lo visto. Me ha hecho reír y de paso me he deleitado con la belleza de una de las actrices, en concreto, con la flamante señorita rubia. Lo que es en sí la parodia ha salido a la perfección, me he reído al recordar estas películas. Me esperaba encontrarme con algo que me dejase poco margen para la sorpresa, pero lo cierto es que la cinta me ha sorprendido para bien, aparte de los gags, más vistosos de lo esperado y con una mala baba en su justa medida, todo lo contrario a lo que se puede esperar de lo que se identifica con una parodia chapucera, sin gracia o talento alguno, tediosa.

La trama sobre la cual se asienta la película es confusa, no obstante enriquecida, que invita a comprobar que detrás de los chistes se esconde una trama consolidada que da forma y sentido, una base sobre la que se asientan todos esos momentos graciosos, generando a la vez más todavía situaciones, detalles y diálogos surrealistas, con cierto gusto y estilo. Lo que es todo una espiral gratificante. Todo lo contrario a "las parodias" que se ven hoy en día, las horripilantes Scary Movie & company, solo aptas para individuos con serias discapacitados mentales. Y encima esta tiene un 4'3... Pues ya podrían tomar ejemplo los abanderados del subgénero que se dedican a cultivarlo en nuestros días, que de las "cosechas" lo único que no deja salir es mierda y más mierda de todas partes (...)

La película en algunos momentos determinados se pasa de surrealista, pero lo que queda es lo bueno. He comprobado que las películas así, de esta época, para todos los públicos y sin demasiada repercusión causan una especie de mezcla de agonía, agobio y pereza, pero eso me da que es debido al horario. Únicamente a eso. Porque claro, es mucho más vistoso ver un estreno en el prime time, algo contemporáneo y reciente, la experiencia es, muchas veces, enriquecedora, pero las películas tienen sus fallos, subjetivos en la mayoría de los casos, lo que baja las calificaciones que les otorgo. Sin embargo a esta un 8, ni corto ni perezoso. Será que no es tan mala aunque no sea tan vistosa como los millones diluidos en fotogramas de ahora?
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Humo, pintalabios, pistolas y pariderío diverso.
Ned Ravine( ajustadísimo Armand Assante) es un hábil policía: va a buscar a los atracadores de licorerías en las ferias porque cree que es el único sitio donde no podrán usar targeta de crédito. En este ultimo caso el malo aún lleva la media en la cabeza e intenta comerse un helado sin éxito. Empieza la película.
Avispado y caricaturesco agente, que, en sus mañanas ejerce como abogado de oficio. Él detiene a los quinquis y él los defiende y los pone otra vez en circulación. Con una cara de concentración y determinación esculpida en piedra, escuchando su pausada voz "off the record", revivimos con Ned clásicos del cine negro. Varias tramas se ponen en movimiento al mismo tiempo, y si bien mal trabajadas y entrecruzadas, aligeran peso por las carcajadas que provocan la larga lista de tópicos situacionales que uno tras otro vemos: el mecánico (habilmente agilipollado Sean Young) que se folla a la mujer de Ned, el plan que ésta última urde para cobrar el seguro de vida de su marido, un ventilador de techo en el coche de nuestro héroe, la femme fatale cigarrillo en boca y papel de wáter enganchado en el tacón, etc, etc...
Con una filmación de planos fijos a media distancia, para intensificar acciones cómicas y una, eso sí, trabajada fotografía, clásica del cine negro, se lleva un aprovado alto. Reiner se ha desengrasado y desmelenado.
Distracción fatal no es una película excelente. Tampoco es una película que se emmarque en un género demasiado reconocido, el de la comedia absurda (o paridera, como se prefiera), pero es, sin ninguna duda, una buena manera de pasar un rato divertido.
Disfrutádla.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil