arrow

Lonely are the Brave (1962)

Lonely are the Brave
Trailer
7,4
1.395
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Nuevo México, 1953. Jack Burns, un vaquero amante de la libertad y de los horizontes abiertos, llega cabalgando al pueblo de Duke City. Su intención es liberar a su amigo Paul Bondi antes de que lo trasladen a una prisión estatal. Bondi, que ha sido condenado a dos años de cárcel por acoger en su casa a algunos mexicanos que han cruzado ilegalmente la frontera, es un escritor que dejó su vida aventurera para casarse. Jack visita a la esposa de su amigo para exponerle su plan, pero ella lo rechaza, porque cree que puede complicar todavía más la situación. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Lonely are the Brave
Duración
107 min.
Guion
Dalton Trumbo (Novela: Edward Abbey)
Música
Jerry Goldsmith
Fotografía
Philip H. Lathrop (B&W)
Productora
Universal Pictures
Género
Western Años 50 Amistad Caballos
9
VEINTE AÑOS ANTES DE RAMBO, EL FILME AUTÉNTICO QUE LO INSPIRÓ
Para quien aún no se haya enterado, "LOS VALIENTES ANDAN SOLOS" es el filme original en el que años más tarde se inspiraría David Morrell para sacar a la luz su famosa novela "Primera sangre" (1972), que otra década después daría lugar a la película "Acorralado" (First Blood, de Ted Kotcheff, USA 1982) y por lo tanto al personaje de "Rambo".

O sea, el solitario y rebelde "Rambo" no es ni más ni menos que una adaptación posterior del personaje interpretado magistralmente veinte años antes por Kirk Douglas en "Lonely are the Brave". Es más, muchos elementos del personaje "Rambo" (actuado por Sylvester Stallone) en el filme "First Blood", son casi una copia exacta de la susodicha creación "John W. 'Jack' Burns" (actuado por Kirk Douglas) en "Lonely are the Brave". Por ejemplo: es también un ex combatiente del ejército de los EE.UU.; también laureado con medallas de gran prestigio por sus méritos en acciones de guerra en Asia; también es un tipo de hombre natural, austero, bravo, que sabe aguantar golpes y devolverlos, acostumbrado a los espacios libres, que no encaja en la sociedad pacata y superburocratizada que le rodea; también ha de vérselas en un pueblo pequeño de los EE.UU. con la sinrazón de algún policía chulo, abusador e inepto; también provoca la caída de un helicóptero que le persigue para darle caza; también se unirán para ir tras de él, fuerzas de la policía y del ejército; también... etc.

Excelente la descripción que hace el propio personaje John W. "Jack" Burns (Kirk Douglas) de su soledad existencial e intrínseca, cuando conversa con la amiga que lo quiere y trata de aconsejarle que se civilice o normalice buscando una mujer, creando una familia: «Nunca podría adaptame a vivir en familia (...), porque soy un hombre solitario hasta lo más profundo de mi ser, y un hombre así es un tipo inadaptado; la única persona con quien puede vivir es consigo mismo y lo único que de veras ama es poder vivir a su modo, un hombre así no dejaría vivir en paz a una familia, sería para ella una constante preocupación.»

Una película muy superior en el fondo a la adaptación "rambona" que se hizo de ella dos décadas después, pero que como todo lo bueno y noble, le cedió gustosa la mayor fama a su casi remake "Acorralado" (First Blood, Ted Kotcheff, USA 1982) y a toda la saga que comercialmente dio de sí año tras año el citado "Rambo", quizás para que así la masa de gente poco discernidora de los orígenes de las cosas, se empacharan con "la leche en polvo posterior", quedándose sin saber los méritos, la autenticidad y la belleza de "la madre del cordero que dio la primera leche líquida integral, la sabrosa de verdad en blanco y negro".

Fej Delvahe
[Leer más +]
70 de 78 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El último vaquero
A Kirk Douglas le gustaba elegir los temas y las fuentes de inspiración de los films que protagonizaba. Controlaba la elaboración del guión, seleccionaba a los responsables del equipo técnico y elegía al realizador. Tras leer la segunda novela de Edward Abbey, "The Brave Cowboy" (1956), decide llevarla a la pantalla. Encarga el guión a Dalton Trumbo ("Espartaco", 1960), la música a Jerry Goldsmith ("Chinatown", 1974) y la realización al gris, pero dúctil, David Miller. El resultado es una película sólida y vigorosa, la preferida del actor.

La acción se traslada de 1953 (novela) a 1961/62 (film). Se rueda en los parajes naturales, abruptos y espléndidos de las montañas de Albuquerque (Manzano Mountains, Sandía Mountains, Tijeras Canyon), en Nuevo Méjico. La atención se focaliza en el drama de un vaquero que sigue aferrado a las tradiciones del Viejo Oeste, no acepta ataduras ni compromisos, no dispone de permiso de conducir ni de tarjeta de identidad. Vive con la sola compañía de su yegua Whisky y tiene en alta estima a su antiguo compañero, Paul (Michael Kane), que le dejó hace algunos años para casarse, crear una familia y dedicarse a escribir. Por su antigua amistad se muestra dispuesto a correr grandes riesgos, que pueden costarle penas de privación de libertad o convertirse de por vida en prófugo de la justicia.

El anacronismo del personaje, John W. "Jack" Burns (Kirk Douglas), se visualiza a través del contraste de sus viejas ideas y sus medios primitivos con la persecución de que es objeto con ayuda de helicópteros, jeeps, vehículos todoterreno, trasmisores/receptores de radio, etc. El paisaje presenta respecto del habitual del Viejo Oeste la multiplicación de cercas, letreros de prohibición de paso, autovías saturadas de tráfico rodado y ruidos estemporáneos (reactores supersónicos).

La aventura de Jack, arriesgada y esforzada, provoca sentimientos de compasión, por su inadaptación a la realidad de su tiempo y las consecuencias que de ello se derivan en el ámbito de su aislamiento y marginación y en la agresividad que su porte desmañado y su olor salvaje suscitan cuando se acerca a lugares públicos (bar, centro local de detención). También suscita sentimientos de admiración y respeto, por su entereza, fortaleza, capacidad de sacrificio, trasparencia y sinceridad, como le ocurre al sheriff Morey Johnson (Walter Matthau).

La obra, el personaje y la relación del mismo con la naturaleza convierten el film en una sincera y espontánea apología del medio natural, que fue valorada por los primeros movimientos ecologistas de los años 60 y siguientes. Por lo demás, el paisaje se convierte en el reflejo tangible del mundo interior de Jack, cuyas ambiciones chocan con los intereses del progreso que contamina, ocupa, modifica y destruye espacios naturales.

La película ofrece, además, una interpretación vigorosa de Kirk Douglas, en un papel cortado muy a su medida. Le acompañan dos espléndidos secundarios: Walter Matthau y Gena Rowlands.
[Leer más +]
51 de 53 usuarios han encontrado esta crítica útil