arrow

Noir et blanc (1986)

Añadir a listas
Sinopsis
Antoine es un joven sin nada que ocultar, hasta el día en que debe ir a tomar un masajes. Allí descubre a Dominic masajista negro, con una vertiente sádica. Irá hasta el final de esta extraña relación sin decir nada a nadie. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Noir et blanc
Duración
80 min.
Guion
Claire Devers
Fotografía
Daniel Desbois, Christopher Doyle, Alain Lasfargues, Jean-Paul Rosa da Costa (B&W)
Productora
Les Films du Volcan
Género
Drama Homosexualidad
6
El sufrimiento como placer
Solo cuando se han experimentado ciertas relaciones es cuando la persona puede decir si le gustan o no, y todo ello en su fuero interno, sin que sea necesario expresar el placer experimentado a nadie más. El masoquismo es uno de esos placeres que solo el masoquista sabe hasta donde le producen placer. Este es el caso de nuestro protagonista, Antoine, que tras una vida anodina como contable, casado y miembro de un coro de aficionados, encuentra un gran placer en las sesiones violentas de masajes que recibe por parte de un fuerte masajista en la empresa de fitness en la que trabajan ambos. La película, rodada en blanco y negro, es una realización bastante lejana a los canales usuales de producción y distribución, casi como una película amateur. Pero tiene toda la sensibilidad temática necesaria y un buen saber hacer de escuela cinematográfica, que suple todos las faltas de medios técnicos, como cámaras, iluminación y sonido. Además tiene una gran interpretación por parte de Francis Frappat, en el papel de Antoine, que expresa perfectamente la timidez y la fragilidad del vulgar contable. Hay un interesante erotismo en las sesiones de masaje por la posición de los cuerpos y por el deslizamiento de las manos del masajista sobre el cuerpo de Antoine, pero se evita herir la sensibilidad del espectador escuchando solo el sonido de los gritos, medio placer y medio dolor, sin que se vea ninguna práctica sadomasoquista íntegra.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica