arrow

La esencia del amor (2012)

La esencia del amor
Trailer
6,2
936
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una mujer mayor, enferma de cáncer, encuentra un remanso de paz en un grupo de señores jubilados que se reúnen para cantar. Su marido, un hombre gruñón y controlador, además de considerar inadecuada la conducta de su mujer, tiene una pésima relación con su hijo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Song for Marion
Duración
93 min.
Estreno
26 de julio de 2013
Guion
Paul Andrew Williams
Fotografía
Carlos Catalán
Productora
Coproducción Reino Unido-Alemania; Steel Mill Pictures / Coolmore Productions / Film House Germany / Egoli Tossell Film
Género
Drama Comedia Enfermedad Vejez
7
Colores auténticos
Películas tópicas, de temas manidos y sentimentalmente manipuladoras hay a puñados. Cada fin de semana emiten un par de ellas en la sobremesa televisiva. Películas que estén tan bien armadas como para que los que estamos muy pasados de vueltas piquemos el anzuelo no tantas. Pero alguna que otra vez, sobre todo cuando tenemos el día tonto, nos cruzamos con un filme sencillo y honesto que nos roba el corazón. Eso es lo que me ha ocurrido con 'Una canción para Marion', perteneciente a ese nuevo y lucrativo subgénero que no es otro que el de las dramedias británicas destinadas a un público adulto y protagonizadas por veteranos actores en muy buena forma.

'El jardín de la alegría', 'Las chicas del calendario' y 'El exótico Hotel Marigold' son algunas muestras de esta corriente cinematográfica que ofrece un entretenimiento muy digno y cargado de buenas intenciones destinado principalmente al público maduro que prefiere acudir al cine que bajarse una película, ya sea porque no sabe cómo hacerlo o por cualquier otra razón. 'Una canción para Marion' resulta previsible desde la presentación de los personajes, pero se las arregla muy bien como para engancharnos emocionalmente y no soltarnos hasta el final. ¿Cómo? Pues con la inestimable ayuda de dos vacas sagradas de la interpretación como son Vanessa Redgrave y Terrence Stamp.

Ambos forman una pareja cinematográfica que podría considerarse como el reverso amable y edulcorado del matrimonio de ancianos del 'Amor' de Haneke. Sin embargo, el escepticismo desaparece cada vez que Stamp deja entrever que está volviendo a disfrutar de la vida con una expresión de niño travieso ruborizado y cuando Redgrave se muestra exultante y llena de vitalidad pese a que se esté marchitando. Me atrevería a decir que la escena en la que ella le canta 'True Colors' a él en el parque es uno de los momentos más genuinamente emotivos y emocionantes del cine del presente año. Las lágrimas y la piel de gallina son totalmente lógicas y bienvenidas.

Y si además tenemos a Gemma Artenton demostrando una dulzura y un encanto inéditos en su incipiente carrera y a un grupo de ancianitos a los que les va la marcha y la música heavy nos queda una película triste pero de trasfondo optimista y alegre que anima el espíritu al menos durante los 90 minutos que dura su visionado. Por supuesto que es sentimentaloide, previsible y poco original, pero he caído en su trampa y ha conseguido tocarme la fibra sensible y que abrace sin pudor la ñoñería, y que eso siga ocurriendo en una sala de cine, aunque sea muy de vez en cuando, es maravilloso.
[Leer más +]
16 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Una canción para Marion
Una película que llega al corazón, que consigue enredarte, emocionarte a pesar de su esperada evolución, su no-sorpresa final. Historia positiva sobre el amor, la pérdida de seres queridos, encontrar un motivo para levantarse, las tensas relaciones familiares..., todo ello desde la alegría moderada, desde una no-pesadumbre que se agradece y que realiza el papel de querer saber más, de querer ver más y de sentir, amar a los personajes como tuyos propios. Ese es el mejor regalo que puede hacerte un relato; percibir los sentimientos, emociones que está viviendo el personaje como tuyos y dejarte llevar por su inexplicable regocijo a pesar de la situación vivida. Tristeza de una situación llevada con orgullo, con la vitalidad propia de las historias inglesas que saben manejar el humor amargo y doloroso de forma maravillosa. Cuando oyes hablar de ella te haces una idea equivocada de lo que vas a encontrar; no esperas que te guste tanto ni que consiga, de forma tan sencilla, conmoverte de la forma tan honesta como lo hace. No es un gran peliculón, sólo una historia rutinaria llevada con dignidad y mucha elegancia. También es bastante comercial en su exposición de lo contado, por tanto, apta para todos los públicos. Pasar un buen rato sin más consecuencia.
[Leer más +]
16 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil