arrow

Primavera tardía (1949)

Primavera tardía
Trailer
8,1
3.081
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Noriko vive con su padre viudo y cuida de él, pero ya va siendo muy mayor para permanecer soltera. Su padre desearía casarla, aunque ello represente su definitiva soledad. Lo malo es que el candidato a matrimonio se casa con la mejor amiga de Noriko. Su tía Masa le presenta a un joven a su pesar. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Banshun (Late Spring)
Duración
108 min.
Guion
Kazuo Hirotsu, Kogo Noda, Yasujirō Ozu
Música
Senji Ito
Fotografía
Yuuharu Atsuta (B&W)
Productora
Shochiku Kinema Kenkyû-jo
Género
Drama Familia
9
El cazador de esencias.
Tiene Ozu la extraña virtud de captar algo tan impalpable como, voy a decirlo, la vida.

Sólo puedo definirlo así. Una tenue nostalgia recorre su cine, desecha lo superfluo y se apodera de los fotogramas con sencillez. Con el japonés descubres la melancolía reptando y respirando plácidamente junto al resto de personajes; y con la melancolía aparece el tiempo y con éste, ineluctablemente, la vida.

Algunos cineastas retratan, otros cuentan, otros fascinan, otros muestran, otros conciencian... Ozu “capta” (evidentemente muchos hacen varias cosas a la vez pero es otro tema).

Bellísima composición de planos. Con semejante maestría mover la cámara sería redundante.

Tiene, en mi opinión, algo que ver con maestros como Ford. La capacidad para la concisión, para captar lo elemental sin énfasis, sin hipérboles... La mejor forma (y quizás única) de detener el flujo de nuestro ciclo vital para reflexionar en un canto agridulce a la vida y, más que a la vida, a la tristeza que provoca nuestro sometimiento a ese elemento cruel que es el tiempo. La habilidad del que, más que reconstruir, recapitula. Y ni siquiera es importante que el argumento de la cinta verse sobre esto. Voy más allá del argumento, como hace Ozu y como hacen los grandes directores.

Lamento no poder explicarme mejor.
[Leer más +]
103 de 111 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El comienzo de la primavera de Ozu
Con esta bellísima película Ozu inaugura el ciclo que definitivamente le consagra como uno de los más grandes cineastas de la historia.
Son trece admirables películas —la mayoría, obras maestras—, trece eslabones que avanzan inexorablemente hacia la depuración temática y estilística que identifica el llamado “sistema Ozu”: pequeños dramas domésticos narrados con planos fijos a la altura de un hombre sentado.
El actor y la actriz fetiches de Ozu, Chishu Ryu y Setsuko Hara, son padre e hija en esta Primavera tardía, donde no hay más trama argumental —como sucederá con frecuencia— que la boda de la hija y la consiguiente soledad del progenitor.
Conozco pocas películas que sean capaces de transmitir una intensa emoción desde su inicio mismo, cuando todavía no sabemos nada de los personajes ni la acción propiamente ha arrancado. Me sucede con el prólogo de El hombre que mató a Liberty Valance y también con Primavera tardía; los encuadres, su cadencia rítmica y la música transforman la escena inicial de la ceremonia del té en un mágico instante de profunda emotividad.
Todo se transforma en esta película: un jarrón o una fruta mondada se convierten en algo más de lo que aparentan. Ozu extrae poesía de los detalles más nimios; un trayecto en tren de padre e hija, una excursión en bicicleta de ella con un amigo —moviendo, esta vez sí, la cámara con más elegancia que nunca—, los avatares durante una representación de teatro Nô o el postrero viaje a Kioto de los protagonistas son, entre muchos otros, momentos privilegiados de una obra hermosa y sentida como pocas.
[Leer más +]
67 de 69 usuarios han encontrado esta crítica útil