arrow

Lasa eta Zabala (Lasa y Zabala) (2014)

Lasa eta Zabala (Lasa y Zabala)
Trailer
5,6
1.888
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En octubre de 1983, desaparecen en Bayona los miembros de ETA Lasa y Zabala. Doce años después, sus cuerpos, torturados y enterrados en cal viva por los GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación), son identificados. Comienza entonces un proceso en el que el abogado de las dos familias (Unax Ugalde) y su ayudante intentarán que se haga justicia y que los asesinos se sienten en el banquillo de los acusados. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Lasa eta Zabala (Lasa y Zabala)
Duración
107 min.
Estreno
17 de octubre de 2014
Guion
Joanes Urkixo
Música
Pascal Gaigne
Fotografía
Aitor Mantxola
Productora
Abra Producciones / ETB / ICAA / Departamento de Cultura del Gobierno Vasco / Parsimonia / TV3
Género
Thriller Basado en hechos reales Terrorismo ETA Secuestros / Desapariciones Años 80
9
Lasa ETA Zabala
Película no apta para personas sensibles. Se trata de una muy dura película a la altura sádica de La Naranja Mecánica, A Serbian Film, Ciudad de Vida y Muerte u Holocausto Caníbal. Las caras de funeral de la gente a la salida del cine eran presagio de que se mascaba la tragedia descriptiva. Por suerte o por desgracia, como estudiante ducho en leyes en su momento, tuve la oportunidad de leer la sentencia íntegra, y releerla para el presente visionado. El director Pablo Malo hace una apuesta valiente intentado relatar únicamente hechos probados en sentencia para evitar ser tachado de parcial, aunque a mi parecer no va a salir muy bien parado. Meter el dedo en la misma llaga cuando las aguas han vuelto a su cauce va a hacer que sea vilipendiado en las críticas.

NOTA.- 9/10 (5,2 en Filmaffinity a 22/10/2014)

¿De que va la peli? Me ceñiré como el director a los hechos probados en sentencia:

RESPECTO DE LOS HECHOS PROBADOS

I.- En el año 1983 , la actividad de ETA era tremendamente cruenta. El Comandante de la Guardia Civil de San Sebastián ENRIQUE RODRIGUEZ GALINDO y el Gobernador Civil JOSE JULIAN ELGORRIAGA GOYENECHE, con el beneplácito del Ministerio del Interior deciden aceptar la realización de acciones violentas contra miembros de E.T.A. consistente en traer refugiados del Sur de Francia (etarras huidos allí) para su traslado a España, a fin de obtener información, aunque luego fuese preciso hacerlos desaparecer para evitar que los hechos fuesen descubiertos, valiéndose de algunos de los Guardias Civiles, entre ellos Vaquero, Dorado y Bayo destinados en el servicio de información de la Comandancia de Intxaurrondo.
El día 15 de Octubre de 1983 en misión encomendada por RODRIGUEZ GALINDO, los Guardia Civiles de paisano, estuvieron en Bayona, siguiendo a JOSE ANTONIO LASA AROSTEGUI y a JOSE IGNACIO ZABALA ARTANO, y, cuando sobre las 0,30 horas, ya del día 16, los vieron solos en la calle Tonneliers, dirigiéndose a un coche, les abordaron y lograron inmovilizarlos e introducirlos en los coches que llevaban; y, con ellos ocultos, pasaron la frontera y llegaron a San Sebastián.

II.- En el año 1981 LASA y ZABALA, ambos de 18 años, vecinos de TOLOSA, junto con ALONSO URANGA, se encontraban integrados en E.T.A., rama militar, formando parte del comando GORKI. Tras ser detenidos por un atraco a la Caja Laboral deciden huir a Francia, estableciéndose en Bayona.

III.- El día 15 de octubre de 1983, sobre las 22,50 h., junto a la carretera local San Prudencio-Oñate-Zumárraga, se produjo un atentado, que inmediatamente se pudo atribuir a E.T.A. REYES CORCHADO fallece y RAMOS RAMIREZ resulta herido leve.
JOSE JULIAN ELGORRIAGA GOYENECHE estuvo en el escenario del suceso y visitó tanto el Hospital de Mondragón como el cuartel de Oñate. Allí se encontró al Comandante RODRIGUEZ GALINDO, con el que regresaba hacia San Sebastián. El segundo le dice al primero “que habían caído dos peces medianos en Francia” lo que fue oído por ANGEL LOPEZ CARRILLO.

IV.- Desde el día 16 de octubre de 1983 JOSE ANTONIO LASA AROSTEGUI y JOSE IGNACIO ZABALA ARTANO estuvieron detenidos en el Palacio de la Cumbre (antigua sede del Ministerio del Interior), y su custodia, siguiendo las órdenes del Comandante ENRIQUE RODRIGUEZ GALINDO, fue encomendada por el Capitán áNGEL VAQUERO HERNáNDEZ, a ENRIQUE DORADO VILLALOBOS y a FELIPE BAYO LEAL, llevándose a cabo, por turnos, en los que también intervinieron otras personas. A lo largo de varios días JOSE ANTONIO LASA AROSTEGUI y JOSE IGNACIO ZABALA ARTANO fueron interrogados por ENRIQUE DORADO VILLALOBOS y FELIPE BAYO LEAL, y visitados con frecuencia por áNGEL VAQUERO HERNáNDEZ, y el primer día por ENRIQUE RODRIGUEZ GALINDO y JOSE JULIAN ELGORRIAGA GOYENECHE.
Concluidos los interrogatorios decidieron llevarlo a cabo en un paraje aislado, que les permitiese deshacerse de los cuerpos, enterrándolos en cal viva, para lo cual fue elegida la Foya de Coves, término municipal de Busot, Alicante.
Allí, con una pistola Browning, hicieron un disparo a JOSE ANTONIO LASA en la cabeza, y dos a JOSE IGNACIO ZABALA, también en la cabeza, lo que les causó la muerte inmediata.
Después arrojaron los cuerpos, sin ropa, aún amordazados y con unas vendas, a una fosa que habían preparado, de unos 180 cm. de largo, por 80 de ancho y 90 de profundidad, y los cubrieron con tierra y con más de 50 kilos de cal viva.

V.- Sobre las 16,15 h. del día 20 de enero de 1984 una voz masculina llamó al teléfono de la Cadena Ser de Alicante, y cuando le contestó la locutora Mª NIEVES MARTINEZ MARTINEZ, le dijo que hablaba en nombre de los Grupos Antiterroristas de Liberación, que prestase atención, que no lo iba a repetir, que ese día habían asesinado a JOSE ANTONIO LASA AROSTEGUI y a JOSE IGNACIO ZABALA ARTANO, que habían muerto pidiendo un sacerdote, pero que no se lo habían dado, porque no se lo merecían, y que se encontraban sus cuerpos en Busot; colgando a continuación.
(Sigue en "spoiler" por falta de espacio.
[Leer más +]
40 de 56 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Decepción. Oportunidad perdida...
Es una absoluta decepción. Aunque, si he de ser sincero, ya me lo esperaba. Realmente, el tema daba para mucho y por muchos motivos, pero los derroteros del film son del todo erróneos.

Es de las primeras veces (si no la primera vez) que se aborda en una película, de manera directa, el terrorismo del Estado Español, la “Guerra Sucia”, y se desaprovecha esta maravillosa oportunidad que podría haber servido de precedente para denunciar otras atrocidades. Se ha hecho con miedo, siendo la corrección política la que dictaba, y acotaba, las normas, tanto formales-estéticas como de fondo.

A diferencia de otras “democracias”, como la inglesa, norteamericana o irlandesa, por citar alguna, la Española ha sido, hasta la fecha, incapaz de afrontar fílmicamente sus propios fantasmas y barbaridades. Se ha tendido a reprimir-demonizar, más que a ocultar, todo conato de denuncia al respecto, amparándose en que “el otro” es tan malo que lo que “hacemos (el Estado en este caso)” no ha de ser cuestionado, para no purgar a ese “otro”.

Me vienen a la memoria numerosos títulos, sobre todo en la órbita del conflicto norirlandés, como “En el nombre del Padre”, “En el nombre del Hijo”, “Bloody Sunday” y la reciente “Hunger”, donde se señala con el dedo, con mayor o menor calidad cinematográfica, la barbarie cometida por el Reino Unido en nombre de una falsa democracia que, sin embargo, es asesina y terrorista. La realidad es que no hay que irse tan lejos para observar que el monopolio de la fuerza que detenta todo Estado esconde terrorismos sufragados con dinero público diluido en cal viva, como es el caso del Estado Español.

Partiendo de este punto, al menos, me alegra que se aborde un tema tan importante y olvidado a partes iguales como el del secuestro, tortura y asesinato de los dos jóvenes Lasa y Zabala. Sin embargo, la oportunidad, y el significativo paso adelante que se daba, ha sido sistemáticamente desaprovechada por los creadores del film.

El mensaje habría de ser claro, “da igual qué sean o en qué militen Lasa y Zabala, pues se les torturó y asesinó con dinero público, por el Gobierno del Estado Español, saltándose los mínimos exigidos en cualquier país con ínfulas democráticas”. Esto es lo único que parece subyacer en la película y, al menos, queda claro. Es lo única parte positiva, junto con la necesaria visión “del otro” en este conflicto que se vive en mi tierra.

Sin embargo, las formas para lograr el anterior mensaje son del todo desafortunadas. El Departamento de Arte es lamentable, con un vestuario digno de Zara y H&M, sin ningún ápice o pátina de los años 80, los actores desafortunados salvo alguna excepción, la historia sin pulso, la parte judicial es simplemente irreal y escandalosa (al menos a los ojos de un humilde Letrado como yo). No hay rastro de Costa-Gavras (“Z.”, “Estado de sitio”) o Gillo Pontecorvo (“La batalla de Argel”, “Operación Ogro”), dos genios del cine político, cuyo pulso narrativo roza el documental y, a la vez, entretiene y explica.

En “Lasa y Zabala” hay explicaciones absurdas, que no aportan nada, subtramas melodramáticas; el guión, desde el punto de vista técnico-jurídico es sencillamente impresentable, a pesar de que presumen de que se ampara en el Sumario del caso; las partes “ficcionadas (en palabra del director)” son sencillamente disparatadas, no hay tensión, no hay interés en lo que me cuentan, a pesar de que he crecido en calles llenas de pintadas clamando justicia para “Lasa y Zabala”. No me parece una película seria para el respeto que se merecen los acontecimientos.

Espero que, al menos, como último consuelo, esta película abra la mente del espectador (trasunto de la sociedad del Estado español) para asumir, al menos en la gran pantalla, las acciones execrables de su Estado, para poder avanzar hacia un mundo más justo y más informado, donde “el otro” tenga la cabida que ahora se le niega, porque, a diferencia de lo declarado por Felipe González, el Estado de Derecho JAMÁS se puede defender desde las “alcantarillas”.
[Leer más +]
32 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil