arrow

Gente de Roma (2003)

6,5
526
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Esta película muestra romanos de todas las edades y de las más diversas clases sociales: desde los parados hasta los miembros de la aristocracia, desde el camarero racista al el periodista inmigrante, desde el anciano que está a punto de ser abandonado por su hijo en una residencia hasta un enfermo de Alzheimer. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Gente di Roma
Duración
93 min.
Estreno
18 de noviembre de 2005
Guion
Ettore Scola
Música
Armando Trovaioli
Productora
Género
Documental
"Pequeña y gustosa demostración de que Scola conserva el placer de hacer cine. (...) Puntuación: ★★★ (sobre 5)."
[Diario ABC]
6
Una escena que vale por mil
La película es un fresco, una pintura de la Roma del nuevo siglo. Es despareja, tiene momentos muy logrados, y momentos pobres. Está muy lejos de las grandes películas de Ettore Scola, como La Familia, La Cena, Un día muy particular.. Pero hay que detenerse, frenar el mundo unos minutos y sentarse a paladear uno de esos momentos mágicos que regala el buen cine: la escena del hijo con su padre en el restaurante.. Imperdible. Para reír y lagrimear. Esa sola escena vale por varias películas. Un lujo.
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Pesadilla en Italia
Con "Gente de Roma" Ettore Scola elabora un panfletito romano que no se hallaría ni entre los folletos informativos de una agencia de viajes, porque a esta Roma tan altruista, honesta, bella y simpática no hay quien se la crea. Menos todavía si la mayoría de sus personajes están al borde de que les encierren y van soltando cuantas más pantufladas por metro cuadrado, mejor. Al final terminas creyéndote que es una peli de Ventura Pons en lugar de una del cineasta italiano, porque tiene tela la cosa...

Lo único que parece funcionar en esta pachanga un tanto simpática, un tanto irritante, un tanto rebuscada, son sus momentos humorísticos que, pese a resultar del todo inverosímiles, logran su objetivo: Distraer la atención entre tanta tontería y pose italiana.

No sería yo quien visitase, pues, esta ciudad donde al menor indicio parece que te vas a topar con alguno de esos pelmazos neuróticos y te van a estar dando la chapa un buen rato, por suerte, la Roma de verdad apuesto a que dista mucho de la que nos ofrece Scola, y si lo que quería era darle promoción a uno de los lugares más emblemáticos de su país, flaco favor le ha hecho.

A destacar que no se estanque en ciertos momentos descabellados y siempre prosiga la propuesta con una alternativa, cuanto menos, distinta, así como también algunos de sus pasajes que logran distraer la atención entre tanto hastío, para todo lo demás, hágase un favor y visite Roma en un pis pas.
[Leer más +]
13 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil