arrow

NHK ni Yôkoso! (Welcome to the N.H.K.) (Serie de TV) (2006)

NHK ni Yôkoso! (Welcome to the N.H.K.) (Serie de TV)
Trailer
7,6
439
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (2006). 24 episodios. Bienvenido a la N.H.K. gira en torno a las vidas de jóvenes-"adultos" viviendo en la ciudad de Tokio. Muchos de los diferentes estilos de vida que se muestran en la trama se centran en los conceptos hikikomori, anime, otaku, y en las diferentes e intensas experiencias a las que los personajes se enfrentan, como depresión y soledad. El protagonista principal es Tatsuhiro Sato, un ex-universitario entrando en su 4º año de desempleado. Lleva una vida totalmente reclusiva como hikikomori, donde finalmente llega a la conclusión bizarra de que lo que le está pasando tiene que ver con una conspiración. Un día en el que no parecía que nada en su vida fuera a cambiar, conoce a Misaki Nakahara, una misteriosa chica que quiere intentar curar a Tatsuhiro de su problema reclusivo. Misaki se presenta a Tatsuhiro con un contrato, en el que básicamente se explicita que cada día deben encontrarse en el parque por la tarde-noche, donde Misaki le leerá libros, propuestas, métodos, etc., a Tatsuhiro para así intentar que desista de su estilo de vida. En estas quedadas, son muchas las materias tratadas, donde la mayoría convergen de alguna manera en la psicología o el psicoanálisis. Es aquí donde la trama empieza a desenvolverse para evolucionar a través de la historia. (información extraída de Wikipedia) (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
NHK ni Yôkoso! (Welcome to the N.H.K.) (TV Series)
Duración
24 min.
Guion
Satoru Nishizono (Novela: Tatsuhiko Takimoto)
Música
Pearl Brothers
Fotografía
Animation, Naoki Kitamura
Productora
Gonzo / ADV Films / NHK ni Yôkoso! Seisaku Iinkai
Género
Serie de TV Animación Comedia Drama Romance Comedia negra
10
Bienvenidos a la soledad de la conspiración
La serie empieza con un humor negro con un personaje genial, Satou, un tipo que no puede evitar ser un hikikomori por mucho que luche contra ello. Poco a poco, y gracias a los personajes secundarios que pueblan el particular universo de la serie, nos adentramos en la mundo de los otakus y compañía, con juegos de rol masivo, juegos eróticos, quedadas suicidas por internet y hasta sectas dispuestas a sacarte todo el dinero posible al más pintado. Siempre con una risa al ver al bueno para nada de nuestro protagonista tratando de salir de su infierno de mundo para terminar más bajo y peor que antes, para desesperación de Misaki, la ¿ heroína? que intenta salvar a Satou.

Y todo bañado con un humor negruzco que le sienta de maravilla al relato, no extenso de cierto humor absurdo con situaciones disparatadas, por mucho que uno tenga la sensación de cierto realismo que no se suele encontrar en los animes. Y tampoco sin olvidar, que a medida que van pasando los capítulos, y sobre todo después de los 10 desternillantes episodios, se va llenando de un cierto halo de derrota y amargura que lleva a la serie a otro nivel y que no abandona hasta esos capítulos finales.

La serie sabe que a parte de contextualizar la trama en un mundo poco explotado (realmente se llega a conocer muchas cosas de la cultura japonesa) y otorgarle un humor y un tono de fina amargura, el éxito está en los personajes. Y ahí es donde logran el cielo, pues cada uno de ellos dejan bastante huella en el espectador. Son personajes muy vivos y que se pueden sentir fácilmente. Se dejan querer, por mucho que todos tienen su tono de gris y sus problemas. precisamente tal vez sea por eso.

El final es de una lucidez espectacular, no extensa de cierta halo de tristeza en ciertas subtramas, demostrando que el anime puede llegar a ser bastante maduro y alejado del cliché al que nos tienen acostumbrados desde el Japón.

Serie muy recomendable (o la novela corta o el manga, también), divertida, amarga e inteligente. Genial banda sonora.

Todo forma parte de una conspiración.
[Leer más +]
15 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El horrible mundo detrás de nuestras puertas
N.H.K ni Yokoso cuenta la historia de un hikikomori: una persona que vive recluída en su casa debido a problemas psico-sociólogicos; en el caso del protagonista, ya durante casi cuatro años.

Debo decir que esta clase de historias, con personajes marginales, en contradicción con la sociedad, siempre han tenido un interés especial para mí, y que el argumento de esta serie era carnada fresca. No sabía cómo decidirían llevar el tema, ni los acontecimientos, y tengo que quitarme el sombrero ante los creadores, porque la vida del protagonista es una con su personalidad.

La animación está muy bien, permite dar el drama y el humor que caracterizan a la serie, y ayuda a expresar muy bien lo que piensa cada uno.

Los personajes son honestos fallos de la sociedad, y eso me resulta conmovedor. Creo en un poder erosivo de la sociedad y en víctimas como los protagonistas de la historia, que son transparentes, mínimos, y sobretodo extremedamente humanos.

El tempo parece orquestado: confinamiento enajenador en casa y salidas caóticas al mundo real, que se presenta siempre a la vez como inofensivo de por sí y a la vez horriblemente hostil para los personajes.

La banda sónora es magnífica. Simplemente tremenda. Cierra los elementos anteriores y deja la serie como una grande, hasta tal punto que la estoy oyendo mientras escribo esta crítica y me convence para subirla de 7 a 8 (decimales, decimales..).

Profundizando en los personajes y el desarrollo de la historia , cabe hablar de lo que menos me ha gustado y finalmente lo que más, para acabar con buen sabor de boca:

El último cuarto de la serie, así como el final, me han dejado frío: La intensidad que llevaba antes se pierde, el personaje principal (y los demás también, de hecho) se difumina de la misma manera y por lo tanto sus finales se me hacen simplones, un poco estúpidos, pero...¿Quizás ese anticlimax les va bien?

Lo mejor, en mi opinión: las desvariaciones del prota, la humanidad de las historias y el mensaje. Las primeras, porque siendo tan absurdas como son, consiguen a la vez reflejar bien lo que pasa por la cabeza de nuestro hikikomori, cuyo cerebro llena las horas muertas con lo que puede. La humanidad: tratándose de un grupo tan particular, me parece que cualquiera puede sentirse identificado con la inocencia y los sentimientos deprimentes que nos presentan; contradicciones con la sociedad que todos enfrentamos, día a día, sólos, deprimidos pero con el mensaje: Hay luz. Hay esperanza, hasta para las personas más desgraciadas, existe un futuro, incluso si nos sumergimos en nuestra mierda durante años, siempre podemos salir adelante. Con la ayuda de uno o todos los angeles de nuestras vidas.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil