arrow

2046 - Los secretos del amor (2004)

2046 - Los secretos del amor
Trailer
7,1
23.706
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un escritor que creía escribir sobre el futuro, en realidad estaba escribiendo sobre el pasado. En su novela, un misterioso tren salía de cuando en cuando con dirección al año 2046. Todos los que subían a él lo hacían con el mismo propósito: recobrar los recuerdos perdidos. Se decía que en 2046 nada cambiaba. Nadie sabía a ciencia cierta si eso era verdad, porque ninguno de los que viajaron regresó jamás. Con una excepción. Él estuvo allí. Se marchó voluntariamente. Quería cambiar. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Hong Kong Hong Kong
Título original:
2046
Duración
120 min.
Guion
Wong Kar-Wai
Música
Peer Raben, Shigeru Umebayashi
Fotografía
Christopher Doyle, Yiu-Fai Lai, Kwan Pun Leung
Productora
Block 2 Pictures / Paradis Films / Orly Films / Jet Tone Films
Género
Romance Drama Ciencia ficción Drama romántico Años 60 Literatura Secuela Película de culto
Grupos  Novedad
Wong Kar-Wai's Love Trilogy
"Genial poema (...) Wong Kar-wai insiste, y va más allá de donde nunca llegó, en su universo cerrado, interior, de refinada belleza y arrolladora elocuencia lírica (...) obra de talla excepcional, un prodigio de composición musical de la imagen."
[Diario El País]
"Obra maestra (...) Esplendorosa película (...) En una época en la que el cine parecía haber perdido la noción misma del romance, 2046 es una película desesperadamente romántica, es la 'Casablanca' del siglo XXI."
[Diario ABC]
9
El tren de los sueños rotos
Hay recuerdos que jamás se pueden olvidar. Recuerdos que, con punzantes agujas, graban un tatuaje indeleble en los estratos más profundos de la memoria. Que dirigen nuestros pasos inciertos. Cuando poseemos esos recuerdos de los que tratamos de huir, nos engañamos con la ilusión de que avanzamos hacia el futuro, cuando en realidad nunca dejamos de avanzar hacia el pasado. De regresar a aquello que podía haber sido y nunca fue.
Nada marca tanto en esta vida como ese Gran Amor perdido. Nada tatúa en el alma un dibujo más bello ni más triste. Y ese dibujo persigue siempre, sin tregua, mostrándose a nuestro corazón como el Único y Absoluto. Insustituible.
Cuando el Gran Amor se te ha escurrido de las manos y no te queda de él más que esa sublime filigrana incrustada en el corazón, grabada dolorosamente a punzadas con tu propia sangre en un diseño irrepetible, sabes que, hagas lo que hagas el resto de tu vida, el dibujo no se borrará ni podrás cambiarlo por otro. Ni podrás recuperar lo perdido. Jamás.
El protagonista de este delicioso drama sensual de melancolía y de pérdida lleva el más hermoso tatuaje en el corazón, que es todo lo que le queda de su Gran Amor. El viaje hacia el resto de su vida es semejante al del tren de su novela titulada "2046". Un viaje perpetuo hacia el lugar donde nada cambia, donde los recuerdos permanecen intactos. Es caminar por el vacío con resignación, sin expectativas, con serena elegancia, permitiendo pasar una jornada tras otra sabiendo que no hay nada que esperar, que el dibujo nunca se borrará y que ningún otro vendrá a reemplazarlo, ni siquiera a desplazarlo ni un milímetro. El corazón permanecerá intocable, mientras el cuerpo se consume en la vana ilusión de otros cuerpos, otros abrazos que mitiguen el dolor del vacío. Compañía para matar esa soledad que ahoga. Corazones rotos, esperanzas vanas. Porque él no puede amar a otra que no sea Ella.
Él no engaña a nadie. Es un alma en pena, solitaria hasta el dolor, que viaja en un tren sin retorno que constantemente vuelve hacia atrás, hacia el punto de partida.
Otras mujeres, todas bellas, ensalzadas por la majestuosa lírica de la imagen que cobra entidad. Todas ellas hermosas en medio de unos ambientes cerrados, oscuros. Siempre la penumbra, siempre las idas y venidas por pasillos estrechos, habitaciones pequeñas, calles vulgares iluminadas pobremente. Metáfora de una existencia gris pero de apariencia exuberante, condenada al desamor.
Y la música. La casta diva. Nat King Cole. Melancolía suprema y eterna, nostalgia incurable.
Impecable poesía repleta de una sensualidad desbordante, de puros sentimientos contenidos, de desencuentro, desengaño, heridas infligidas que no se cierran...
Un viaje a ninguna parte. Al mismo sitio. Al punto de partida. Sin llegar nunca. Regresar a la nada.
[Leer más +]
161 de 187 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Mensajesubliminalesconmuchaironíapowa!!
En un alarde de ingenio arrollador, el bueno de Wong Kar-Wai nos regala una cinta digna de
ser su obra mas recordada.

Un film como "2046", con finura, elegancia y distinción, a la vanguardia del cine asiático, que
no hace mas que mostrarnos el auge de un director que cada año que pasa nos regala
auténticas joyas rellenas de poesía.

Punto y mención aparte merece la cuidada puesta en escena y el exquisito apartado visual,
uno no puede sino caer rendido ante la sensualidad onírica, que nunca aburre, no como el
tarugo ese de Lynch o Miike (por hablar de algún oriental) que te rallan y te dejan un rato
aturdido, antes de dormirte.

Mil veces vería yo esta cinta, de hecho, la veo siempre que tengo oportunidad, y aunque por
increíble que parezca, ¡nunca me canso!, por si eso fuera poco, como cualquier grandísimo
espectáculo audiovisual, digno de un genio, a la altura de los más grandes, Wong Kar-Wai
recurre al nada despreciable método del dominio conceptual del espacio-tiempo, con dosis
de sensibilidad y lirismos que va mas allá de lo que el ojo humano puede ver, convirtiendo
a "2046" en la obra absoluta e imprescindible de todos los tiempos.
[Leer más +]
266 de 447 usuarios han encontrado esta crítica útil