arrow

La embajada (Serie de TV) (2016)

5,4
1.013
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Gira alrededor del embajador de España en Tailandia (Abel Folk) y su esposa (Belén Rueda). En el primer capítulo, el recién nombrado embajador en el país asiático se ve en la encrucijada de aceptar o no el chantaje de Francisco Cadenas (Carlos Bardem), un ambicioso empresario español que quiere quedarse con la concesión del tren de alta velocidad en ese país. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
La embajada (TV Series)
Duración
60 min.
Guion
Ramón Campos, Gema R. Neira, Carlos López, Miguel Ángel Fernández, David Muñoz, Laura Sarmiento Pallarés
Música
Julio de la Rosa
Fotografía
Jacobo Martínez
Productora
Atresmedia Televisión / Bambú Producciones
Género
Serie de TV Thriller Drama Política
5
La atresmediada
Cada año, Atresmedia, normalmente mediante su productora Bambú, nos "obsequia" con una o varias peliculitas por capítulos de excelente factura: lo que yo llamo "atresmediadas", es decir, la típica serie de Antena 3 plagada de rostros conocidos y/o guapos, normalmente de tono folletinesco, donde casi todos son más malos que la bruja de Blancanieves y donde la calidad del guión o de las tramas brillan por su ausencia. Todo destinado a reventar las audiencias; la competencia con Mediaset y TVE es asesina.

Y "La embajada" es una más, sin duda. Con el mar de fondo de las corruptelas que asolan nuestro país, y que ya afectan a los diplomáticos que tenemos desperdigados por el mundo (como Gustavo de Arístegui, del PP, en la India), la serie se dedica a ilustrarnos como funciona esto de las embajadas y todo el submundo de vicio y miserabilidad que las rodean. "La embajada" está ambientada en una teórica Tailandia, y digo teórica porque quieren hacernos creer que por rodar en Canarias, que salgan cuatro palmeras y pongan algunos fondos por ordenador, y luego cuelen por cárcel de Bangkok una comisaría de Usera con las paredes desconchadas y 20 asiáticas gritando, ya nos creamos que es Tailandia. No.

No, el dinero de la serie ha de destinarse a pagar el sueldo de las estrellas televisivas; Belén Rueda en su ya clásico papel de mujer atractiva de cierto nivel y vida descocada, Tristán Ulloa en su ya clásico papel de distraído que no se entera de nada, Úrsula Corberó en su ya clásico papel de chica de buena familia y que se siente tan vacía y triste que se dedica a foll... a llorar y gritar sin parar para sentirse realizada, Maxi Iglesias en su ya clásico papel de chico "hermano de" y díscolo que se dedica a seducir para pasar el rato, y así.
Completan el plantel actores solventes como Abel Folk, el propio embajador, que físicamente es un cruce entre el citado de Arístegui y Jordi Estadella, y que es más conocido por doblar la voz de Pierce Brosnan; Carlos Bardem en el papel de un empresario de oscuros tejemanejes, Francisco Cadenas (¿un sosias de Francisco Correa, el de Gürtel?); o Raúl Arévalo, tal vez el mejor de la serie, con otro personaje de malvado reverso. También andan por ahí Melani Olivares, que enseña más cacho que Belén Rueda, que para eso tiene menos prestigio que ella, Megan Montaner, quien tampoco interpreta a una inteligente científica, o Chino Darín, el hijo de Ricardo Darín, y que ha heredado el físico de su padre pero no su talento interpretativo.

Resumiendo, quien vea "La embajada" sabe que se enfrenta a tramas con más giros que la carretera de Cuenca a Teruel, a que todos los personajes tengan que ocultar algo, y a situaciones donde todos se revuelcan con todos, incluso que madre e hija compartan amante. No le busques lógica ni calidad, sólo a pasar el rato mientras te tomas el vaso de leche.
[Leer más +]
15 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Propuesta de los productores
-Los protagonistas serán españoles, pero con mundo: él, un embajador en algún país exótico; ella, una corresponsal destinada en Nueva York.
-El ambiente debe resultar fascinante para el público: ¡qué mansión, qué salones, qué piscina, qué vistas!
-El malo encarnará alguna lacra social de actualidad: un industrial corrupto que trata de sobornar al embajador, maniobra que servirá para demostrar la integridad moral de nuestros diplomáticos.
-Para presentar al grueso del reparto se dispondrá una recepción en la embajada (o en casa del embajador). Todo muy a lo Isabel Preysler, pero en vez de bombones, el sirviente llevará en la bandeja unas fotos en las que la embajadora verá a su marido encamado con una subordinada joven y provocativa.
-Escenita en medio de la fiesta y escapada furibunda de la embajadora que irá a parar a un barrio cutre de Bangkok: del glamour más deslumbrante a la sordidez más lóbrega, lo que se viene llamando un descenso a los infiernos.
-Algo de acción: tres jóvenes con aspecto poco tranquilizador y evidentes malas intenciones acosarán a la embajadora, pero todo se quedará en el susto porque de las sombras del callejón surgirá un joven apuesto y valiente que la librará de los atacantes.
-La excitación vivida y el clima tropical llevarán a la pareja a la cama de un hotel donde vivirán una noche de pasión. Como muestra, se presentará la piel rasgada de la embajadora, aunque ni siquiera se habrá desprendido de la lencería (no hay que olvidar que se trata de Belén Rueda; si queréis enseñar algo tiráis de Melani Olivares).
-Las fotos se revelarán como un montaje bastante burdo: el hombre que aparece en ellas tendrá una cicatriz bien visible.
-Demostrada la inocencia del embajador, las aguas no volverán a su cauce porque ahora la sospechosa de adulterio será su mujer, que se dejó el pasaporte en la habitación del hotel.
-La hija del matrimonio, una joven chispeante, presentará a su novio. ¡Sorpresa! Resulta que es el chico que salvó a la madre y vivió con ella el romance tórrido.
(Sí, muy trillado, y lo del callejón también, pero no hay que olvidar que nuestros productos se dirigen a un público intelectualmente mediocre al que las novedades lo desconciertan).
Y, bueno, seguid vosotros. Ya sabéis por dónde van los tiros.
[Leer más +]
21 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil