arrow

Columbo: Strange Bedfellows (TV) (1995)

6,1
134
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Graham McVeigh, propietario de un rancho con caballos pura sangre, mata a su hermano y a un corredor de apuestas d la mafia local, alegando defensa propia. Para resolver el crimen Colombo debe trabajar con el jefe de la mafia Vincenzo Fortelli. Episodio Nº64 de Colombo.

Aunque Colombo tiende a ser definida o considerada como una serie de TV, nunca fue una serie propiamente dicha. Exceptuando la presencia recurrente del personaje principal, no presenta ninguna de las características de una serie tradicional (episodios semanales, de duración regular, con cast, dirección y equipo de producción fijo). Pensados como telefilms (de hora y media como promedio de duración), cada episodio cuenta con una historia independiente y con un director y un equipo de producción distinto. Los films tuvieron una transmisión irregular, pero con un mínimo de tres o cuatro producciones por año hasta 1978. Más de diez años después, Falk retomó su personaje por dos años (1989-1990). A partir de 1990, Columbo dejó de emitirse con regularidad, y los siguientes films fueron estrenados como especiales. Por estas razones, los 68 episodios de Colombo se dispersan irregularmente a lo largo de 35 años (1968-2003). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Columbo: Strange Bedfellows (TV)
Duración
120 min.
Guion
Peter S. Fischer
Música
Dick DeBenedictis
Fotografía
George Koblasa
Productora
Universal Pictures Television / American Broadcasting Company (ABC)
Género
Intriga Comedia Crimen Serie [Colombo]
7
Buscando protección en Colombo
Strange bedfellows (Extraños compañeros de cama) es un telefilm dirigido por Vincent McEveety en 1995, es el primer telefilm de la decimotercera temporada y sesenta y cinco de la serie, anteriormente había dirigido Descanse en paz señora Colombo en 1990, Asesinato por la lotería en 1991, Colombo: Más vale pájaro en mano… en 1992, Todo forma parte del juego en 1993 y Colombo se disfraza en 1994. El prolífico director nos lleva al mundo de las carreras de caballos donde siempre hay mucho dinero en juego que unido a las privilegiadas informaciones sobre el estado de los equinos, hace que las apuestas fluyan sin cesar entre apostantes con distinta suerte. Diferentes escenas nos sitúa en núcleo del problema y el atrezzo necesario que lo completa.

La principal preocupación de Graham McVeigh (George Wendt) criador de caballos pura sangre, es la de mantener a flote el rancho que regenta junto a su derrochador hermano Teddy McVeigh (Jeff Yagher) quien, comprometido con las apuestas y las ayudas de algún prestamista, pone en compromiso la herencia familiar. Diferentes contra planos rodean la discusión entre hermanos. Graham solo recibe vanas y débiles promesas de Teddy presionado además por Tiffany Keene (Karen Mayo-Chandler) su pareja, lo que le hace tomar una drástica decisión sin contemplaciones en un escenario exterior noche, antes de que las peligrosas e irresponsables acciones de su hermano, le lleven a él y al rancho a la más absoluta ruina.

El atrevido ranchero planea un plan de cargos contra la mafia local para ocultar la verdad, tendiendo lo que cree una infalible trampa al prestamista Bruno Romano (Jay Acovone) del que pretende liberarse con un plan cuidadosamente planeado. McEveety sitúa al espectador ante la provocadora acción, convirtiéndolo en cómplice de la torpe acción que le acarreará problemas, muchos problemas, el primero de ellos en forma de visita y planos medios, entre otros, nos lleva hasta un plano general donde se nos muestra muestra un destartalado coche gris perla, descapotable descolorido y algún ronroneo de mal sonar, conducido por el teniente Colombo (Peter Falk) con la misión de comunicarle al criador el hallazgo del hermano asesinado que, al parecer y según las primeras palabras de Graham McVeigh, no duda en señalar culpables, primeras impresiones que a Colombo no le suelen agradar demasiado.

Con lo que no contaba McVeigh era con la inesperada aparición de Vincenzo Fortelli (Rod Steiger), empresario reformado de un pasado turbulento y socio comercial de Bruno Romano. La tozudez del autosuficiente Graham le puede ante la realidad planteada por Fortelli: o paga la deuda contraída por su difunto hermano, o pagará de otro modo, incluida la desaparición de Romano. La acción a cuatro bandas entre gran variedad de planos y algún notable picado, se instala en el caso de los caballos pura sangre entre el difunto Teddy, el temeroso Graham buscando protección en Colombo, este, llevado sin contemplaciones ante Vincenzo Fortelli y este a su vez, aclarándole a Colombo su posición: o soluciona el caso, o el redimido mafioso local lo hará a su manera. El encadenado de tales situaciones en diferentes escenografías, nos lleva inevitablemente hasta la brillante escena final.

La solución que nos plantea el guión de Lawrence Vail contempla una colaboración poco ortodoxa pero efectiva por medio de la sorpresa, la situación y el momento en el que suceden los acontecimientos que darán finalmente respuesta y satisfacción a todas las partes implicadas: bueno para unos, descorazonadores para otros; es lo que tiene el juego: se gana o se pierde.

Complemento genealógico. Colombo cita a su mujer en tres ocasiones y a un hermano suyo (de Colombo) en una ocasión).
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil