First Snow (La primera nevada)
Crítica
3 de Noviembre de 2008
A mí me enganchó
por OsitoF. 8 (Notable)
A primera vista "La primera nevada" es una road movie indy, lo que se suele traducir en una cutrez con mucho plano desde ventanillas de coches y mucha cámara al hombro con imágenes temblorosas y desenfocadas. En ese sentido, desde luego, los cinco primeros minutos con un Guy Pearce superpasado y una historia de videntes y, casi, de velas negras son como para echar a correr.

Pero tras esos instantes iniciales, Guy (bueno, su personaje) se sosiega y la trama va cogiendo forma. Poco a poco, pasito a pasito, las historias se van enlazando unas con otras y se pasa del desconcierto al misterio, del misterio a la intriga y de la intriga a la angustia. Porque realmente hay momentos en los que más que provocar desasosiego, la película consigue que se palpe la angustia del protagonista.

Gran trabajo de guión, gran ritmo, gran recreación de la Norteamérica profunda, gran dirección y, sobre todo, muy buenas interpretaciones en general. En particular, Guy Pearce es uno de los mejores actores de hoy con la extraña habilidad para aparecer sólo en películas decentes (yo es que prefiero olvidar aquella desafortunada aparición en la truño-secuela de "El Conde de Montecristo") y la película le da la oportunidad de mostrar todo su repertorio de recursos como actor.

Realmente sorprendente, sobre todo porque tiene toda la pinta de haber sido hecha con cuatro duros y mucho trabajo. En la parte negativa, y aunque esto ya es para gustos, los veinte últimos minutos se hacen largos porque ya ha tenido lugar auténtico punto culminante (más culminante si cabe que el propio final). Pero es una minucia dentro de lo buena película que es. Hay que verla.
Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información