El mayordomo
Crítica
24 de Septiembre de 2013
Interpretaciones de Oscar en un conjunto que no pasa del melodrama fragmentado y sencillón.
por Spark. 5 (Pasable)
"El mayordomo" es un drama apático, parco e inacabado; que se inspira en la historia real de un mayordomo afroamericano de la Casa Blanca que vio desfilar a numerosos presidentes estadounidenses, desde Eisenhower hasta Reagan pasando por Kennedy o Nixon entre otros.

Sin embargo la cinta tan solo toma una vaga inspiración de la vida real de este hombre, pues el verdadero empleado en el que se basa el film (entre otras "licencias") ni tuvo un pasado tan trágico por culpa de la tiranía racial, ni tuvo un hijo activista por los derechos civiles de la comunidad afroamericana.

Pero dejando a un lado la fidedignidad o no que tome el film respecto a la verdadera historia, lo cierto es que a "El mayordomo" le faltan muchas cosas para ser un conjunto memorable o tan siquiera llevadero (ya que tan solo lo consigue en pocos momentos). Lejos de centrarse en las extraordinarias intrigas y culpables chismorreos presidenciales, la cinta decide darlo todo en cuanto a la vida de este hombre sencillo y gris se refiere (dedicándose principalmente a la relación con su mujer y sus hijos).

La parte buena de la película es que Forest Whitaker saca oro de un imperturbable personaje, y de nuevo ofrece una interpretación de Oscar esta vez llena de sutileza y humanidad. Durante algunos segundos su modesta pero versada mirada (aunque en la trama no se trabaje demasiado) se llena de complicidad y comprensión con el espectador. La parte mala es que estamos ante un personaje grisáceo y monótono al que, por mucho que Whitaker encarne como mejor sabe, no se le consigue ver el interés ante tanta impavidez como demuestra tanto en su vida personal como profesional.

Y es que a "El mayordomo" le cuesta en su guión adentrarse en las profundidades de sus personajes que no se trabajan demasiado en el libreto y que se quedan o bien en la anécdota (caso de los presidentes) o bien en lo asequiblemente representativo (caso de la familia y amigos del protagonista o el mismo protagonista) sin dar un paso más adelante y arriesgarse mucho más en sus diálogos, reflexiones y momentos.

Porque estamos ante un drama "de ocasión", donde sus diálogos son simples y sus momentos bastante tópicos. Así "El mayordomo" no consigue tener momentos para el recuerdo o situaciones que empujen la inquietud del espectador con pena o alegría de manera realmente impetuosa y con calado. Para colmo la trama apenas existe, y más bien parece una excusa para ofrecer una serie de imágenes de archivo de los movimientos por lo derechos civilesen el siglo XX. Durante esos movimientos a Cecil y a su familia les suceden una serie de acontecimientos tan redundantes y diluídos que apenas consiguen atrapar al espectador. El compás que aporta Daniels al conjunto es excesivamente paulatino llegando a lo flemático con silencios vacuos entre sus momentos.

Todo esto es una lástima, pues todos los actores cumplen sus papeles con perfecto esplendor. Lo poco que nos aporta la cinta del personaje de Gloria Gaynes, Oprah Winfrey lo exprime con carisma y vitalidad; Oyelowo aporta la finura que demanda su incompleto personaje; Gooding Jr, Howard, Kravitz... todos están muy naturales y las caras conocidas (Robin Williams, James Marsden, John Cusack, Alan Rickman) que interpretan a los presidentes (como meros cameos, eso sí) consiguen que nos olvidemos que se trata de superestrellas del celuloide.

Pero no solo las interpretaciones son sobresalientes, la puesta en escena también es loable con unos decorados refinados y una fotografía distinguida.

En definitiva "El mayordomo" me ha parecido una película que a nivel global es prescindible por su simpleza y desidia, sin embargo en ella puede apreciarse el cuidado de su cinematografía y el genio de Whitaker. No parece que vaya a haber muchas dudas de que será nominada a varios premios de la Academia Americana (es el tipo de historia que conquista estos galardones), y que sin duda muchas de sus nominaciones serán en el terreno interpretativo y serán merecidas (casos de Whitaker y Winfrey), pero ni siquiera por observar estas interpretaciones "El mayordomo" va a conseguir encantar demasiado al espectador.

Lo peor: Su falta de riesgo e intelecto en el guión. Su topiquez y simplicidad. Su ritmo.
Lo mejor: Forest Whitaker y Oprah Winfrey.
Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información