arrow

Boardwalk Empire (Serie de TV) (2010)

Sinopsis
Serie de TV (2010-2014). La Primera Guerra Mundial (1914-1918) ha terminado y Wall Street está a punto de explotar. Es una época de cambios: las mujeres obtienen el derecho al voto, la radio llega a los hogares y los jóvenes gobiernan el mundo. Atlantic City (Nueva Jersey) es un espectacular lugar de vacaciones en el que sólo se respetan las reglas impuestas por Enoch "Nucky" Thompson (Steve Buscemi). Basada en hechos reales, se inspira en la obra homónima de Nelson Johnson. (FILMAFFINITY)
Director
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Boardwalk Empire (TV Series)
Duración
55 min.
Guión
Terence Winter, Cristine Chambers, Bathsheba Doran, Meg Jackson, Howard Korder, Steve Kornacki, Itamar Moses (Libro: Nelson Johnson)
Música
Varios (Tema principal: The Brian Jonestown Massacre)
Fotografía
Jonathan Freeman, Kramer Morgenthau
Productora
Emitida por la cadena HBO; Home Box Office (HBO) / Leverage Management / Closest to the Hole Productions / Sikelia Productions / Cold Front Productions
Género
Serie de TV Thriller Drama Neo-noir Crimen Mafia Basado en hechos reales Años 20
Categorías 1
Premios 21
2015: Emmy: Nominada a Mejor dirección
2014: Emmy: 7 nominaciones incluyendo Mejor director (Tim Van Patten)
2013: Emmy: Mejor actor secundario (Cannavale)
2012: 4 Emmys: Dirección, FX, dir. artística y fotografía. 12 nominaciones
2011: 8 Emmys: incluyendo mejor dirección. 18 nominaciones
Ver más
9
The Wire ambientada en los años 20
No se me ha ido la olla con el título. Y lógicamente, con sólo una primera temorada en el zurrón, todavía le queda. Pero las veo hechas de la misma madera.

Probablemente Boardwalk Empire sea la serie más ambiciosa en términos narrativos desde The Wire (vaya por delante que no he visto Deadwood). Como el clásico de Simon, en esta serie pululan cerca de una veintena de personajes (a cada cual mejor), abarcándose con extraordinaria clarividencia desde los entresijos de la política de más alto nivel hasta el ascenso al poder del chófer de un importante mafioso de Chicago. Pero es que encima, la propuesta de BE trasciende la ficción y se atreve con figuras históricas de la talla de Lucky Luciano, Meyer Lansky o Al Capone. Y creedme que sale airosa de semejante órdago. Todos los personajes están minuciosamente creados, todos irradian personalidad propia y todos son piezas clave de un fresco extraordinariamente ambicioso sobre la edad dorada de la mafia estadounidense.

Boardwalk Empire apunta muy alto. Los cimientos están ya consolidados con la primera temporada, que nos deja personajes y escenas para la historia, como la escena en la que Jimmy va a cenar a casa de Al Capone y ambos se miran con su hijo de por medio, o la escena en la que Ms. Schroeder se prueba un vestido para la novia zorrona de Nucky y ambas intercambian opiniones sobre conejitos. Y Buscemi, claro.
De verdad que hay determinadas escenas que están a años luz de cosas que haya visto en un cine ultimamente.

Personalmente, siento debilidad por el personaje de Nelson Van Arden. No puedo recordar otro actor capaz de transmitir agresividad y miedo a la vez de la forma en que lo hace Michael Shannon. Es como si a Nelson Muntz le hubieran mandado a un colegio del Opus. Qué magnetismo desprende Shannon... acabará recibiendo varios Oscar en los próximos años si sigue así.

La impresión que me deja la primera temporada es que la cosa no ha hecho más que comenzar, y que lo mejor está todavía por venir. De momento, está a la altura de lo que se propone. Y el piloto de Scorsese, canela fina.

Imprescindible.
[Leer más +]
91 de 100 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Mojarse o no mojarse. Esa es la cuestión.
La espuma de las olas de una playa deja ver su arena y el nombre de nuestro ‘héroe’: Steve Buscemi. Aparece ante un idílico horizonte, con sobrero y traje, Enoch ‘Nucky’ Thompson. Bien plantado, con sus pies en un suelo que es puro polvo húmedo…
Muchas series quedan definidas por sus títulos de crédito o banda sonora inicial. Desde la inolvidable pieza musical de Angelo Badalamenti en “Twin Peaks” hasta la introducción milimétricamente poderosa de “A dos metros bajo tierra” pasando a la minimalista y breve concisión enigmática de “Lost” la ficción televisiva de culto ha marcado sentencia desde sus primeros segundos de emisión.

“Boardwalk Empire” introduce el punteo de guitarra de ‘Straight Up and Down’ de The Brian Jonestown Massacre como referente desde su mismo título a un personaje que va a estar al pie del cañón recibiendo olas y olas, viendo pasar el tiempo a su alrededor, sin que su clavel rojo se marchite y con una impasibilidad, paciencia y observación pasmosa ante el premio que va a recibir. Una multitud de botellas que parecen, en su práctica totalidad, llegar a buen puerto pese a la tormenta que las envolvía. ‘Nucky’ Thompson no sólo tiene la clase de encender un cigarrillo extraído de una pitillera de oro y fumárselo con total relajación sino que la espuma que arrollaba las olas abandona sus zapatos. Secos, impolutos, sin ningún rasguño y ningún fragmento de arena que permanezca en ellos. Es hora de volver al reino con total chulería y absoluta clase. Pura lección de categoría de lo que vamos a ver.

“Boardwalk Empire” da miedo desde ese excelente episodio piloto dirigido por Scorsese aunque su segundo episodio parece mera transición para pulir los personajes y futuras tramas. Bajón en toda regla después de un buen y notable trago que provocaba efluvios etílicos en los cerebros de los televidentes sobre un juego de mafia y política embotellado en gánsteres, caméos de la historia criminal y, sobre todo, en destilar el género por recovecos menos trillados. Puro mareo por sobredosis de genialidad venida a menos.

Sabemos qué vamos a ver pero no sabemos ni el cómo ni el cuánto. De momento precaución aunque los aires etílicos comienzan a nublarme la visión y los mareos convertidos en exaltación de la felicidad empiezan a confundirme. A la HBO también que ya ha renovado por una segunda temporada en vista del éxito de público y críticas. ¿Será el mensaje que contenía cada una de las miles de botellas que llegan la playa de sus títulos de crédito?

Porque servidor necesita beberse de “Boardwalk Empire” no un chupito ni dos, ni siquiera oler parte de lo que contiene su estimable botella al parecer de perenne cosecha. Deseo beberme el bar entero. ¿Nos dejará hacerlo esa ‘ley seca’ llamada audiencia, presupuesto y contratos con la HBO a lo más beodos y adictivamente beatos a esa nueva religión llamada Edad de Oro de las Series de TV?
[Leer más +]
62 de 83 usuarios han encontrado esta crítica útil