arrow

Pactar con el diablo (1997)

Sinopsis
Kevin Lomax (Keanu Reeves) es un joven y brillante abogado que nunca ha perdido un caso. Vive en Florida y parece feliz con su esposa Mary Ann (Charlize Theron). Un día, recibe la visita de un abogado de Nueva York que representa a un poderoso bufete que tiene la intención de contratarlo. Al frente de la prestigiosa empresa se encuentra John Milton (Al Pacino), un hombre mundano, brillante y carismático, que alberga planes muy oscuros con respecto a Lomax. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Devil's Advocate
Duración
144 min.
Guión
Jonathan Lemkin, Tony Gilroy (Novela: Andrew Neiderman)
Música
James Newton Howard
Fotografía
Andrzej Bartkowiak
Productora
Warner Bros / Regency Enterprises / Kopelson Entertainment
Género
Intriga Terror Drama judicial Sobrenatural
"Tiene momentos antológicos en la secuencia final, en la que Pacino cambia sin esfuerzo de registro y nos cautiva con su monólogo"
[Cinemanía]
"Pacino da un curso de interpretación"
[Cinemanía]
10
Mira pero no toques, toca pero no pruebes, prueba pero no tragues...
En este filme de fines de Siglo XX hace una vez más su aparición el Diablo, quién tomará prestado el cuerpo de Al Pacino para adentrarse en el mundo de los mortales. Aquí el Diablo busca a su hijo, pero no solo para convertirlo en el Anticristo sino para mostrarle entero el mundo que nos toca.

"El Derecho es el nuevo sacerdocio", por eso la historia tiene todo un trasfondo basado en el Derecho. Desnudando por completo el sistema lúdico de las leyes, donde el dinero y el poder son el único dios. El filme nos hace frente desde el discurso, donde el reino material reina sobre el afectivo, donde el libre albedrío es el nacimiento de cada acción. El pecado debe ser pagado, pero nos muestra que el poder hace que paguen los que estén parados más bajo en el escalafón.

El mundo es un caos, un cambalache de morales, ideas y sentimientos. ¿Alguien puede dudar que el Siglo XX fue enteramente mío? pregunta el Diablo y yo de ninguna forma puedo afirmar lo contrario. El filme muestra que todo el mal que pesa sobre nosotros es culpa del diablo pero intenta hacernos ver que el diablo es una fuerza humana que nace dentro de cada individuo y Kevin Lomax (un cumplidor Keanu Reeves) lo lleva a flor de piel.

Lomax vendería su alma por la gloria y en cierta forma John Milton es quién le da esa oportunidad. Milton (Pacino le da vida al Diablo más creíble e increíble) dueño de la más importante firma de abogados contrata a Kevin Lomax para desempeñar el papel de "Abogado del Diablo" ofreciéndole el mundo en sus manos.

"La culpa es un costal de ladrillos, solo tienes que soltarlo" y es Keanu Reeves quién carga con dicho costal. Se nos muestra mentiras de la religión y es en los últimos 30 minutos donde se desnuda la verdad. Al Pacino muestra que tan Diablo puede ser, haciéndonos sudar con un largo monólogo y haciéndonos reflexionar sobre lo que vemos y lo que damos por sentado. Si mezcláramos las palabras de un Shakespeare del siglo XX con el flujo ideológico de Fausto surgiría una obra muy similar a ésta.

La religión coloca las reglas en oposición: "mira pero no toques, toca pero no pruebes, prueba pero no tragues". Los pecados capitales son desnudados como los vicios más comunes en nuestro tiempo, siendo harto conocida la frase final pronunciada por Pacino: "Vanidad, definitivamente mi pecado favorito"

Taylor Hackford sorprende con esta impecable realización, con una excelente sucesión de imágenes y una buena fotografía, sabe usar muy bien los efectos especiales, pero más importante dónde usarlos. Detrás tiene un sólido guión aunque con altibajos (pero todo es para mantener el suspenso ante la genial eyaculación). Hackford tiene una carta ganadora: la figura de Al Pacino, donde cuarto filme es mérito suyo.

Hackford pertenece a la generación de directores que saben manejar las técnicas del cine comercial (acción, efectos especiales) con historias inteligentes e intrincadas, teniendo como as en la manga el obligar al espectador a volver a verla.
[Leer más +]
59 de 70 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Vanidad...
Sin duda nos encontramos ante la que posiblemente sea una de las mejores interpretaciones de Keanu Reeves, que se ha hecho tremendamente popular con la excelente Matrix pero que hace unos años ya apuntaba maneras. Sorprendentemente está casi al nivel de la otra estrella del filme, diría que la estrella principal, Al Pacino, que interpreta a un personaje como si fuese él mismo. Es impresionante como da vida al personaje y cómo llega a creérselo. Sorprendente especialmente el discurso final.

La historia es buena, empieza como una película cualquiera y poco a poco se van introduciendo elementos fantásticos -escasos, tampoco se necesitan más- para ir entrando en el juego final, que ya roza la fantasía total. La música es buena y la fotografía aceptable. Lo mejor sin duda es la progresión de Reeves como abogado y cómo descubre la razón de su éxito. Al Pacino, impagable, el resto, casi a su nivel. No es ninguna joya, pero es más que digna y el final sorprende un poco.
[Leer más +]
32 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil