arrow

El mayordomo (2013)

Sinopsis
Cecil Gaines (Forest Whitaker) fue mayordomo jefe de la Casa Blanca durante el mandato de ocho presidentes (1952-1986), lo que le permitió ser testigo directo de la historia política y racial de los Estados Unidos. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Lee Daniels' The Butler
Duración
132 min.
Estreno
11 de octubre de 2013
Guión
Lee Daniels, Danny Strong
Música
Rodrigo Leão
Fotografía
Andrew Dunn
Productora
The Weinstein Company / Laura Ziskin Productions / Windy Hill Pictures
Género
Drama Basado en hechos reales Histórico Racismo Años 50 Años 60 Años 70 Años 80
Grupos  Novedad
Presidentes EEUU (Biopics)
Premios 3
2013: Premios BAFTA: Nominada a Mejor actriz sec. (Oprah) y mejor maquillaje
2013: Satellite Awards: 3 nominaciones, incluyendo mejor actor (Forest Whitaker)
2013: Sindicato de Actores (SAG): 3 nominaciones incluyendo mejor reparto
5
Producto prefabricado que hace un zafio inventario de injusticias raciales
Esta cinta deja bastante insatisfecho, sabe a poco, está hecha con políticamente correctas intenciones, presenta una dolorosa situación de abusos raciales pero todo suena a tópico, a regurgitación trillada, demasiado construida y falta de vigor. Lo que vemos nos impacta (la violencia racial es siempre dolorosa y atroz) y hasta nos conmueve, pero lo que habría sido una película arriesgada o novedosa hace cincuenta años, se queda en un catálogo de buenas intenciones, malas prácticas, mojigatería social y afán de superación donde falta genuino desgarro y verdadero espíritu transgresor. Todo se queda a un nivel superficial, masivo e industrial, pero como confirmando lo que ya sabemos (los negros pasaron las de Caín en el país de las oportunidades) y sin revelar o desvelar nada que nos sorprenda u ofusque con su tono o intensidad.

Y es una pena, porque semejante reparto (por lo general, desaprovechado) daría juego para mucho más, pero se queda en bastante menos, en fuego fatuo de artificio, en salva brillante de tributo institucional… mucho ruido para tan pocas nueces. Como casi todas las películas que recorren ochenta años en la vida de una persona (aquí vamos de 1926 hasta 2008) la narración peca de anecdótica y fragmentaria, sin llegar a atrapar en ningún momento, todo lo que vemos está ‘bien’, pero podríamos haber visto algo diferente y también habría estado ‘bien’, es decir, que es una mera acumulación de episodios que nada aportan a la idea central que se repite machaconamente (¡pero cuanto han sufrido los afligidos negros!), sin importar mucho ni desbaratar nada.

Casi lo más entretenido es ver desfilar al impresionante reparto en cometidos exiguos y decorativos (sobresalen, aunque aportando poca sustancia, John Cusack, Jane Fonda, James Marsden, Vanessa Redgrave, Alan Rickman o Alex Pettyfer) y si bien el protagonismo absoluto recae en un inexpresivo Forest Whitaker, las buenas críticas se las ha llevado, unánimemente, Oprah Winfrey, a mi entender de forma arbitraria y desmedida. Su composición es correcta pero tan superficial y vulgar que apenas remonta el vuelo y tanto elogio parece más circunstancial ('por ser vos quien sois') que sincero.

Lo dicho, se deja ver, no es ofensiva ni produce rechazo pero se queda corta y no aporta nada interesante. Es un merengue a punto de ser indigesto, con un exceso de azúcar (mirando de reojo a la taquilla) y un déficit total de profundidad o intensidad. Bastante superflua y adocenada. Prescindible.
[Leer más +]
85 de 105 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Cuéntame cómo pasó
¿Se acuerdan de Forrest Gump? Pues este mayordomo no le llega a la suela de los zapatos.
J. Edgar Hoover sí que conoció los entresijos de muchos presidentes: sobrevivió a la gestión de ocho presidentes de EEUU. Mientras que Cecil Gaines, el mayordomo en cuestión, nunca fue, como se ha dicho, la mano derecha de ningún presidente. Los breves diálogos con Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon o Reagan -la parte de Ford y Carter no interesa- no aportan nada más que insustancia. Paralelamente se narran hechos históricos recientes de EEUU, a través de los hijos de Gaines, cuya base es la evolución de los afroamericanos desde la esclavitud hasta la llegada al poder de Barack Obama.
Película de panfleto, con regusto a ya vista, nada oscarizable si hubiese justicia en los oscars.
Eso sí, los actores están correctamente interpretados y hay tantos cameos de famosos como en las películas de Torrente.
[Leer más +]
37 de 49 usuarios han encontrado esta crítica útil