arrow

El tormento y el éxtasis (1965)

Sinopsis
Renacimiento italiano, principios del siglo XVI (Cinquecento). Cuando el papa Julio II (Rex Harrison) encarga a Miguel Ángel (Charlton Heston) que pinte el techo de la Capilla Sixtina, el artista rechaza el trabajo. El Papa lo obliga a aceptarlo, pero Miguel Ángel destruye su obra y huye de Roma. Cuando, por fin, reanuda el proyecto, éste se convierte en un enfrentamiento de férreas voluntades, avivado por constantes diferencias artísticas y temperamentales. Drama histórico basado en un bestseller de Irving Stone. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Agony and the Ecstasy
Duración
139 min.
Guion
Philip Dunne (Novela: Irving Stone)
Música
Alex North
Fotografía
Leon Shamroy
Productora
20th Century Fox
Género
Drama Siglo XVI Pintura
8
El hombre que fue víctima de su propio carácter
A pesar del escaso éxito taquillero, quizá como causa de la ya reiterada interpretación de Heston en el papel de personaje épico, afirmo que estamos ante una notable adaptación de Carol Reed sobre la excelente novela histórica de Irving Stone "La Agonía y el Éxtasis".

A diferencia de ésta, el film no refleja toda la extensísima obra y vida del artista, sino que se centra en el periodo que comprendió la creación de la Capilla Sixtina, a manos de Miguel Ángel, y el amor-odio entre éste y el beligerante Papa Julio II, quién le confirió la obra.

Carol Reed elige sabiamente este periodo de su vida no sólo por mostrarnos la creación de una de las obras pictóricas más grandiosas de la historia, sino esencialmente porque quizá sea el periodo donde más "exibió" el florentino su carácter y personalidad.
La relación tormentosa con el Papa es reflejada de forma sublime, mostrando esa lucha interior entre dos personas que se profesaban amor pero que chocaban incesantemente, bien por esa actitud de Julio II como dueño absoluto y que quería sublevar a, posiblemente, el artista más grande de todos los tiempos, bien por la avanzada edad del pontífice que quería ver terminadas sus deseadas obras, o bien por esa pasión irresistible del florentino por la escultura.

En definitiva, tanto Rex Harrison como Charlton Heston consiguen dejar en un segundo plano la gran obra pictórica, convirtiendo lo que se denominaría "terribilitá Miguelangelesca" como el centro hipnótico del film.

Merece dejar por escrito una de las mejores frases de la novela y que resumen el carácter de Michelangelo, un hombre para el que la escultura no era su profesión sino su razón de ser.

"Jamás estoy menos solo que cuando estoy solo"
[Leer más +]
40 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
LAS PUGNAS ENTRE EL PAPA JULIO II Y EL ARTISTA MIGUEL ÁNGEL
Otra película donde podemos apreciar lo buen actor que fue Charlton Heston, aún admitiendo que Rex Harrison está aquí mucho mejor y más exhuberante en el papel de Papa Julio II.

La película a priori va sobre el gran maestro Miguel Angel Buonarroti Simoni, escultor, arquitecto y pintor italiano de los siglos XV-XVI (acotándose el guión al periodo en que éste estuvo pintando el techo de Capilla Sixtina); pero a la hora de la verdad cede la relevancia más impactante en la totalidad del filme a la figura del Papa y mecenas de las artes, Julio II.

Con brillantez se desarrolla magníficamente la personalidad de este Papa, que fue sobrino de otro anterior de nombre Sixto IV, gracias al cual ascendió pronto a obispo y a cardenal, pasando a tener gran influencia en el Colegio Cardenalicio, poder que le valió años más tardes para elevarse al trono del Papado, desde donde gobernó como un rey absolutista, guerrero, con queridas, generando hijos carnales y también con una gran pasión por las bellas artes, lo cual le llevó a ejercer de mecenas con grandes talentos de la época como Miguel Ángel y Rafael, a quienes protegió y encargó notables obras que hoy son tesoros artísticos de la toda la Humanidad. En tal sentido se expone con gran acierto, la magnificencia del citado Obispo de Roma, lider que encabezaba las batallas y guerras que él mismo emprendía.

Sin duda se trata de una MUY BUENA película histórica. Su duración de más de dos horas no quita que se siga bien y con mucho interés debido a la constante y convincente pugna (descrita e interpretada con mucho realismo) entre aquel Príncipe de la Iglesia y el Genial Miguel Ángel del Arte.

Fej Delvahe
[Leer más +]
39 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil