arrow

Skyfall (2012)

Sinopsis
La lealtad de James Bond (Daniel Craig), el mejor agente de los servicios secretos británicos, por su superiora M (Judi Dench) se verá puesta a prueba cuando episodios del pasado de ella vuelven para atormentarla. Al mismo tiempo, el MI6 sufre un ataque, y 007 tendrá que localizar y destruir el grave peligro que representa el villano Silva (Javier Bardem). Para conseguirlo contará con la ayuda de la agente Eve (Naomie Harris). (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Skyfall
Duración
143 min.
Estreno
31 de octubre de 2012
Guión
Neal Purvis, Robert Wade, John Logan (Personaje: Ian Fleming)
Música
Thomas Newman
Fotografía
Roger Deakins
Productora
MGM / Columbia Pictures / Albert R. Broccoli / Eon Productions / B23
Género
Acción Thriller James Bond Espionaje Secuela
Grupos  Novedad
James Bond
Premios 9
2012: 2 Oscars: mejor canción y mejor montaje de sonido (ex-aequo). 5 nominaciones
2012: 2 Premios BAFTA: Mejor film británico y mejor banda sonora. 8 nominaciones
2012: Critics Choice Awards: 3 premios, incluyendo Mejor película de acción. 7 nomin.
2012: Satellite Awards: Mejor actor de reparto (Bardem). 7 nom., incluyendo mejor film
2012: Asociación de Críticos de Los Angeles: Mejor fotografía
Ver más
7
Un gran trabajo.
Skyfall representa un trabajo bien hecho de principio a fin. Es una película de James Bond. Pero ofrece algo que nunca se había visto. Es más siniestra, cine negro de espías.

Elegir a Mendes para la dirección da sus frutos desde el primer pantallazo. Se nota una madurez técnica durante toda la cinta, bastante alejada en calidad de lo que la franquicia Bond nos tiene acostumbrados. Y lo cierto es que se agradece; creo que el espectador se verá "incluído" en las imágenes formando parte de ella.

La actuación del "pétreo" Craig (como indicó D. Arturo Pérez-Reverte hace unas semanas) es impecable. Francamente, nunca había visto a un Bond fundirse tanto en el papel como éste lo hace, nos duela o no a los defensores de Connery. Soberbio.

El papel del villano resulta innovador y por escasa vez la descripción de los personajes sobrepasa la planeidad del "malo malísimo". Se plasman sentimientos, iras, miedos. Buen Bardem.

Creo que la película está muy alejada de lo que habitualmente la saga nos muestra. Es una película de 007, pero va mucho más lejos. Llega a las raíces de éste, sigue perfilando el por qué del personaje, sus orígenes, sus pensamientos más íntimos. La interacción del protagonista con M es fundamental y la química entre Dench es sobresaliente.

El humor es medido, y existe, pero no es el protagonista, como jamás debió serlo en una película del espía.

El guión es bueno. No sobresaliente, pero es bueno. La banda sonora no desmerece, así como la ambientación, vestuario (magnífico Tom Ford) y escenarios (personalmente agradezco la vuelta a Gran Bretaña).

Pese a que el papel de las chicas guapas pasa a ser secundario, como he dicho, quedan eclipsadas con categoría por Dench.

Los títulos con el tema de Adele también convencen y las imágenes que transmiten son más profundas de lo que habitualmente han sido.

Notable película con grandísimo valor extra para aquellos que quieran entrar en lo más profundo de la esencia del personaje. Emotivo homenaje a la saga por su aniversario (ese Aston Martin, Q...) y a la historia del cine en general.
[Leer más +]
195 de 243 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
La mejor película con Bond (no confundir con película de Bond)
Conviene hacer esta distinción. El hombre de la cámara de oro, Sam Mendes, solo para nuestros ojos nos regala un sinfín de imágenes para la eternidad que convierten "Skyfall", en tanto que artilugio fílmico, muy probablemente en la mejor película de la saga. Prolijo sería ponderar las virtudes de su muy precisa puesta en escena y su fascinante sentido visual y rítmico. En fin, sin prisa pero sin pausa, entretenimiento en toda regla y de primer orden.

Como se ha repetido, tenemos aquí personajes más oscuros, ambiguos y complejos que de costumbre, no solo en lo que concierne a Bond, sino también en el tratamiento de M —en el fondo, la gran protagonista de la entrega— y del malo de turno, Silva, un espejo deformado del propio agente (y justo es alabar en este punto las interpretaciones del trío actoral).

Pero si bien los personajes reciben dicho tratamiento "serio", tanto los recovecos de la intriga (el mismo plan criminal de Silva, por ejemplo) como la mayoría de las escenas de acción pertenecen por derecho propio al ámbito de lo "peliculero", con todas las exageraciones e inverosimilitudes que ello conlleva. Uno puede considerar improcedente el contraste, pero particularmente esta colisión tonal me parece uno de los aspectos más estimulantes del film, en tanto que demuestra en la práctica que en la creación una vez más no hay más límites que la voluntad del artista —que después podemos aceptar o no.

Y llegamos al otro aspecto de la distinción inicial: independientemente de su valía individual, ¿es esta la mejor "película de Bond"? Aquí nos adentramos en un terreno más resbaladizo y seguramente insondable, porqué cada cual tendrá su propia y legítima "imagen mental" de Bond, que incluso puede beber de fuentes muy distintas (el Bond de los libros, el primigenio encarnado por Connery, etc.). Y, más allá del ideal de Bond como prototipo (los detractores de Daniel Craig ni siquiera le perdonan su aspecto físico), existe a su vez un "universo Bond" (M, Q y sus gadgets, los constantes flirteos del héroe con las Chicas Bond, los viajes exóticos, los ambientes de lujo, los casinos…), cuya presencia, ausencia y modo de presentación (en "Skyfall" muchos no aparecen y otros lo hacen de manera heterodoxa) para muchos son la prueba de confirmación de si nos hallamos ante una auténtica y/o buena "película de Bond".

Yo debo decir que me gusta especialmente este Bond contemporáneo de Daniel Craig (aquí y en "Casino Royale", con todos sus problemas existenciales), pero también pienso que hay un Bond para cada momento, o cada momento tiene su Bond (así, puedo gozar igualmente con el espectro "sixties" del Bond más antiguo —sobre todo las tres primeras de Connery y la de Lazenby, a reivindicar— o con las tonterías paródicas del último Roger Moore, ideales para la tarde boba de un domingo), y no me quita para nada el sueño discernir si uno es más "genuino" que otro, o tan siquiera si es posible hacerlo.

Mi postura en este aspecto, pues, es de de total relativización. Pero de hecho esta es una reflexión que trasciende la mirada hacia la saga Bond y se puede aplicar al cine en general. Como espectador, muchísimo más gratificante que valorar las películas según su adecuación a unos esquemas mentales preestablecidos, me resulta dejarme sorprender cuando sus propuestas desbordan dichos esquemas. O, dicho de otro modo, focalizar el juicio crítico acerca de las películas según lo que les falta o les sobra para quedar completamente a "nuestro gusto", además de acomodaticio, conduce sistemática y fatalmente a la decepción; en cambio, al descubrir con asombro en ellas esa imagen, esa idea, ese suspiro que jamás se nos habría ocurrido a nosotros, es cuando vivimos el instante verdaderamente iluminador del cine, y del arte.
[Leer más +]
122 de 151 usuarios han encontrado esta crítica útil