arrow

Spring Breakers (2012)

Sinopsis
Cuatro jóvenes estudiantes con ganas de mucha juerga acaban en la cárcel, tras ser sorprendidas en una casa llena de drogas durante sus locas vacaciones escolares de primavera (spring break). Pronto salen bajo fianza gracias a un joven traficante de armas y de drogas (James Franco) que ve en las chicas a unas potenciales delincuentes que podrían serle útiles. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Spring Breakers
Duración
94 min.
Estreno
15 de marzo de 2013
Guión
Harmony Korine
Música
Cliff Martinez, Skrillex
Fotografía
Benoît Debie
Productora
A24 / Hero / MJZ / Muse Productions / O'Salvation / Annapurna Pictures
Género
Drama Thriller Drogas Crimen Adolescencia Cine independiente USA Película de culto
Premios 4
2012: Festival de Venecia: Sección oficial largometrajes a concurso
2013: Premios Independent Spirit: Nominada a Mejor fotografía
2013: Críticos de Los Angeles: Mejor actor secundario (Franco)
2013: Asociación de Críticos de Chicago: 2 nom., incluyendo mejor actor sec. (Franco)
8
Más allá de la pantalla
"Spring Breakers" no es una película. Como "Drive", "Mulholland Drive", "Carretera perdida" o "Enter the Void", es una experiencia que cada espectador vivirá a su manera, que lejos de intentar contar un argumento tradicional busca crear una serie de sensaciones y emociones a través del poder de la imagen. Sus primeros cuatro minutos ya marcan el tono del film: vemos cómo en unas vacaciones de primavera (el "Spring Break" del título) un montón de adolescentes lo pasan bien en unos ambientes playeros, desfase puro y duro, una fiesta que no cesa y en la que todo es posible dentro -pero sobre todo fuera- de los límites.

Rápidamente entran en escena las protagonistas, tres adolescentes atrapadas en la rutina y una cuarta, interpretada por Selena Gomez, católica practicante aunque pareciera que no es el camino que desea seguir. Decir más del 'argumento' es innecesario porque todo es una excusa, porque "Spring Breakers" no es narrativa pese a tener un subtexto, es una metáfora llevada a sus últimas consecuencias que cristaliza el parecer de toda una generación actual en la que los iconos pop sobrepasan la propia realidad, se convierten en trending a diario en redes sociales y en torno a los cuales se crean auténticos círculos de seguidores.

Nima Nourizadeh nos mostraba en "Project X" cómo varios adolescentes montaban una fiesta aprovechando la ausencia de sus padres, llegando al absoluto desfase. Y si bien en aquella película el realizador no se atrevía a ir más lejos, forzando la moraleja, en "Spring Breakers" no hay tal cosa. Korine deconstruye todos los clichés posibles, el nihilismo más anárquico se apodera de la imagen y durante noventa minutos el espectador se mantiene en una nube, en trance, en éxtasis, mientras que la música e imagen se fusionan a la perfección. La elección de las protagonistas es perfecta, como ocurría con Robert Pattinson en Cosmopolis (David Cronenberg, 2012) para conseguir atrapar a esa generación actual apegada a sus iconos, de la misma forma que los únicos adultos que aparecen representados son claramente dementes. Las figuras paternas están desaparecidas; no son necesarias, ni siquiera las oímos.

Toda la experimentación formal de la filmografía de Korine se fusiona en "Spring Breakers" llegando al límite, consiguiendo crear -paradójicamente- su película más accesible pese a que pueda sufrir la ira de quienes sólo esperen un trabajo de encargo de fácil digestión. Su soberbia banda sonora, momentos memorables como el plano secuencia del atraco, el Everytime de Britney Spears al piano o todo el personaje de James Franco en si mismo, un Tony Montana 2.0. la acreditan como una de las experiencias cinematograficas -o audiovisuales- de 2012. Al final lo que Korine consigue es capturar este nuevo mundo sin discursos ni moralejas, yendo directamente a la raíz, filmando un viaje iniciático total, sin peajes. Superlativa y digna de verse en la pantalla de cine más grande posible. No deja indiferente.
[Leer más +]
180 de 255 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Bikinis apestosos 1
Spring Breakers es al cine como un eructo a la música. Puedes ser que tú, critico gafapastero, seas extremadamente kitsch y quieras distinguirte de tus amigos profanos aludiendo a su carácter transgresor, pongas enfásis en que los planos y los primeros minutos te hicieron sentir consumidor de LSD , o te las quieres dar de erudito y te pongas a hablar del plano psicológico, de la búsqueda de la libertad.. y en la transmigración del alma... Di lo que quieras, pero no puedes engañarte: esto es un truño como una catedral y lo sabes. Si en vez de Harmony Corine lo firma Bigas Luna podrias desaogarte sin complejos. Unas tipas interpretándose a si mismas, poniendo morritos al final de cada frase y poses de culo en pompa al estilo choni frente a una web cam, sí y James Franco, que después de ser el Duende Verde pone otro personaje de peso interpretativo en su infravalorada carrera: el Gansta Tierno. En Spring Breakers ves un largo videoclip de Pitbull mientras esperas que pase algo, con la misma actitud con la que uno ve los videos que te ponen en las paradas de metro. El caso es que parece que Harmony nos quiere contar algo, pero se ha pasado con el garrafón y se traba. Quizás el que fuera la película de la sesión sorpresa de el festival de Sitges creó en mi expectativas que nadie más se planteaba, por eso quizás esperaba algo, pero la película me recordaba inevitablemente a esas comedias americanas con títulos absurdos que reponen en Antena 3 y ni recuerdas haber visto. Ahora, si lo que quieres es ver culos y tetas botando que actúan mejor que sus propietarias, pero te da vergüenza ir a ver una de Mario Casas aquí tienes la excusa para que tus amigos no te pierdan el respeto, siempre que puedas justificarlo, claro.
[Leer más +]
233 de 364 usuarios han encontrado esta crítica útil