arrow

El gran Gatsby (2013)

Sinopsis
Nueva York, años 20. En la alta sociedad norteamericana, llama la atención la presencia de Jay Gatsby, un hombre misterioso e inmensamente rico, al que todos consideran un advenedizo, lo que no impide que acudan a sus fastuosas fiestas en su gran mansión de Long Island. Gatsby vive obsesionado con la idea de recuperar al amor que dejó escapar años atrás. Para ello se hará amigo de su vecino recién llegado, el joven Nick Carraway. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Australia Australia
Título original:
The Great Gatsby
Duración
143 min.
Estreno
17 de mayo de 2013
Guión
Baz Luhrmann, Craig Pearce (Novela: F. Scott Fitzgerald)
Música
Craig Armstrong
Fotografía
Simon Duggan
Productora
Coproducción Australia-EEUU; Warner Bros. Pictures / Bazmark Films / Red Wagon Productions
Género
Drama Romance Drama romántico Años 20 3-D
Grupos  Novedad
Adaptaciones de F. Scott Fitzgerald
Premios 6
2013: 2 Oscars: mejor dirección artística y mejor vestuario
2013: Premios BAFTA: Mejor diseño de producción y vestuario. 3 nominaciones
2013: Critics Choice: Mejor dirección artística y mejor vestuario
2013: Satellite Awards: Mejor canción y dirección artística. 3 nominaciones
2013: Festival de Cannes: Sección oficial largometrajes (fuera de concurso)
2013: Asociación de Críticos de Chicago: 2 nom. incl. Mejor banda sonora
9
El gran DiCaprio.
Fui a ver El Gran Gatsby nada más estrenarse pero aún sigo dudando qué nota ponerle; de momento la voy a dejar así.
Antes de empezar la crítica, aviso de que está escrita por una fan del libro, así que mi opinión se basa sobre todo en la calidad de la adaptación.


1- CASTING
Lo que más me gustó de la película ya antes de verla fue la elección de reparto. Carey Mulligan es Daisy tal y como yo me la imaginaba (una pena que esa voz que en la novela se describía como “un susurro emocionado” se eche a perder con el doblaje), Edgerton es un estupendo Tom Buchanan, Debicki y Fischer son las Jordan y Myrtle que yo tenía en la cabeza…

Y luego está Leonardo DiCaprio. Ay, DiCaprio. Ha nacido para hacer de Gatsby; no me puedo imaginar a nadie mejor para el papel, no puedo. Le va como un guante y su actuación es estupenda; no sé si le darán un Oscar porque ya sabemos lo poco que le quiere la Academia, pero al menos deberían nominarle.

La única elección que me es indiferente es la de Tobey Maguire como Nick Carraway, porque ni el personaje ni el actor me han atraído nunca. (Y la sonrisilla de Maguire me ponía de los nervios en Spiderman y me sigue poniendo de los nervios ahora)

2- ESTÉTICA
Algo de lo que hay que hablar sí o sí –para bien o para mal – es de la estética de la película. Lurhmann es muy particular, ya lo sabemos, y entre el exceso grandioso y el exceso hortera hay una línea muuuy fina y muy subjetiva. En mi opinión, en este caso el exceso suele quedarse en el lado grandioso. La película es visualmente espectacular: las mansiones son impresionantes, las fiestas reflejan el desenfreno y despilfarro de la “era del Jazz” (bautizada así por el propio Fitzgerald, por cierto) que tanto se describe y critica en la novela, los vestidos de Diasy y los trajes de Gatsby, su mítico coche… Los colores vivos me encantan, así como el diseño del valle de las cenizas (uno de los mejores escenarios del libro y de mis favoritos en la película) con su cartel de T.J. Eckleburg.

No obstante, algunas escenas sí me parecieron demasiado exageradas, y Luhrmann utiliza ciertos recursos que lo único que hacen es quitar seriedad y volver el momento demasiado artificial.

3- MÚSICA
La banda sonora es una selección muy curiosa, pero también polémica. “¡Es una película de los años 20! ¡Queremos jazz, no rap!”. Entiendo perfectamente la crítica, pero el director ha hecho una apuesta muy original y que pega con el argumento y la estética luhrmanniana. Hay temazos como ‘Young&Beautiful’ de Lana del Rey, ‘Church in the Wild’ y la versión de ‘Happy Together’ de Filter (aunque esta, por desgracia, solo sale en el tráiler, que yo sepa).
Eso sí, hay demasiado hip hop para mi gusto. Una canción está bien; tres, en tres escenas diferentes, no tanto.
Y un detalle relacionado con el sonido que me puso algo de los nervios es que, en algunas escenas, las respiraciones de los personajes se oyen muchísimo. No sé si es para añadir intensidad a esos momentos o qué, pero sobra.


4- LIBRO vs. PELÍCULA
Es una adaptación cojonuda. Eso sí, el libro sigue siendo más complejo y sutil y más todo en general, pero no se ha hecho ningún destrozo mayor. Hay escenas, sobre todo las más importantes, que son calcadas del libro, lo cual me ha encantado. Echo en falta un par de cosas, pero nada imperdonable (y estoy segura de que al menos una de ellas la rodaron pero no se incluyó en el montaje).

Sin embargo, el principal problema de la película es que Luhrman ha decidido convertirla en una historia de amor. Y no lo es. ‘El gran Gatsby’ es mucho más: es la historia de un hombre y su sueño, que no es otro que el gran Sueño Americano. Y Daisy es parte de ese sueño (Gatsby se enamora de ella porque que representa todo a lo que él aspira). La película parece olvidarse de eso la mayor parte del tiempo; es más, parece olvidarse de todo lo que no es el romance, que además está más endulzado que en la novela.

Y ¿por qué digo que el libro es más sutil? La película vuelve obvias partes que tendrían que ser mucho más finas [especifico en spoilers], perdiendo el misterio del libro, e insiste demasiado en el simbolismo de la novela, masticándolo y repitiendo las mismas imágenes una y otra vez para asegurarse de que el espectador se entera de su significado. Es como si Luhrmann no confiase en nuestra capacidad para entender la historia, una capacidad en la que Fitzgerald sí confiaba.

CONCLUSIÓN.
Que te guste mucho algo no quiere decir que no seas capaz de ver sus fallos y criticarlos, y a pesar de mis críticas, me ha encantado.
Es es una buena película que merece muchísimo la pena y que no decepcionará a los fans del libro (a mí, al menos, no me ha decepcionado, y eso que pensé que lo haría porque fui con expectativas muy altas). Eso sí, si no os va la estética extravagante de este director y no estáis dispuestos a ser un poco permisivos, es muy probable que salgáis a disgusto de la sala.

-LO MEJOR: Un reparto impecable (sobre todo Dicaprio y Mulligan), el diseño de los exteriores (mi favorito es el valle de las cenizas) y las escenas que son idénticas al libro.
-LO PEOR: Que el tono tan delicado del libro se pierde a veces, y cómo se ha vendido la película (como una historia de amor y poco más). Algunos planos son demasiado exagerados, y se machacan mucho algunos símbolos.
[Leer más +]
110 de 138 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Puedes esforzarte en moldear tu historia, pero el color siempre florecerá
"El gran Gatsby" parecerá demasiado lenta para algunos y excesivamente moderna para otros, pero ante todo es una película digna de ver y de disfrutar con los ojos. La belleza de este film no está en las fiestas ni en la música, ni en las carreras de coches o los espectaculares movimientos de cámara. Ni siquiera en las meditadas (y a veces desacertadas) palabras del escritor. La belleza de "El gran Gatsby" flota en el aire, está en sus elegantes decorados, en la mágica iluminación de los escenarios y en una composición impecable y evocadora.

Esta historia nos recuerda que la riqueza y la fama son efímeras y los sueños, frágiles, pero también nos invita a fantasear y a perseguir la luz verde de esperanza al otro lado del lago —¿qué sería de nosotros si no lo hiciéramos?—. De hecho, la vida de Jay Gatsby es el reflejo simbólico de las antítesis que reinan en nuestras propias vidas. La voluntad del personaje de revivir el pasado nubla su vista en el presente; el esplendor de la alta sociedad choca con la crudeza de la pobreza; el frenesí de las tumultuosas celebraciones de la mansión contrasta con la soledad y la serenidad del muelle; la contención y las reservas de la vida vienen seguidas del descontrol tras la muerte…

Pero la mayor lección que nos enseña esta película es que no podemos negarnos a nosotros mismos, y por esa razón tampoco debemos intentar convertir a los demás en algo que no son. Pretender cambiar lo inmutable solo nos traerá infelicidad y nos conducirá lenta e irremisiblemente hacia nuestra propia destrucción. En palabras de Shane Carruth: "Puedes esforzarte en moldear tu historia, pero el color siempre florecerá".
[Leer más +]
67 de 85 usuarios han encontrado esta crítica útil