arrow

Hitler: El reinado del mal (TV) (2003)

Sinopsis
Durante la República de Weimar (1919-1933) , el joven Adolf Hitler se da cuenta de que es necesario encontrar un culpable al que atribuir la pavorosa crisis económica de Alemania: las condiciones del Tratado de Versalles y sobre todo los judíos, elegidos como el chivo expiatorio de la situación. Así fue como los alemanes, víctimas de un miedo irracional, se echaron en brazos del partido nacionalsocialista dirigido por un solo hombre. En 1933, Adolf Hitler subió al poder tras ganar las elecciones de manera abrumadora. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Canadá Canadá
Título original:
Hitler: The Rise of Evil (TV)
Duración
180 min.
Guión
John Pielmeier, G. Ross Parker
Música
Normand Corbeil
Fotografía
Pierre Gill
Productora
Coproducción Canadá-USA; Alliance Atlantis Communications
Género
Drama Biográfico Nazismo Años 20 Años 30 Telefilm
Premios 2
2003: Emmy: 2 premios. 7 nominaciones, incluyendo mejor miniserie
2003: Sindicato de Productores (PGA): Nominada a Mejor telefilm
4
PATADA A LA HISTORIA BIEN HECHA
Vi esta película nada más descubrirla, pues practicamente ningún otro filme había tocado el tema de la juventud y el ascenso al poder de Hitler con anterioridad, pero me supuso una pequeña decepción. Su problema es que tiene muchas cosas buenas, pero también muchas cosas muy malas (ver spoiler)
[Leer más +]
49 de 51 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
La Historia la escriben los vencedores
Las fallas de esta producción comienzan desde el título, “Hitler: The rise of evil” o su título en español: “Hitler: El reinado del mal”, ¿reinado? debería ser: “Hitler: El ascenso del mal”, y si nos ponemos quisquillosos con la semántica, veremos que calificar al régimen nazi con el término “mal o maldad” representa un pleonasmo histórico poco aceptable en el título de una producción de carácter biográfico.
Porque hablamos de Adolf Hitler, el ser humano que representa la maldad por antonomasia, pero la forma burda de personificarlo en diversas secuencias y escenas, le quitan la seriedad y la honestidad intelectual que para este tipo de películas se requiere.

No olvidemos que Hitler fue apoyado por más del 90% de los alemanes, y ellos no eran monstruos, ni si quiera los nazis lo fueron, los nazis fueron seres humanos que hicieron cosas monstruosas, y eso es muy diferente. Tengo la suerte de haber leído mucho sobre el personaje, y lectura de primera mano, como diarios personales de sus hombres de confianza, y obras de historiadores serios sobre la Segunda Guerra Mundial y en todos se menciona el “charm” o encanto del Führer, Joseph Goebbels en su diario personal menciona: “Hitler tiene la personalidad más fascinante que un hombre puede tener”, afirmaba que no existía reunión o tertulia, en la cual las miradas y el interlocutor no se dirigieran a él, por más trivial que esta fuera.

Supongo que una persona que conoce apenas lo indispensable de Hitler y ve esta película, no dudará de ningún rasgo expuesto por su personaje, pero mostrar a un niño que ve morir a su padre, haciendo una toma al estilo de Damián en “La Profecía” es grotesco e inexacto con la historia, otro ejemplo: si bien un perro salvó la vida de Hitler durante la Primera Guerra Mundial, no fue gracias a que salió a golpearlo, de hecho todos los historiadores confirman el venerable amor de Hitler hacia estos animales.

Veo otras críticas que se quejan del escaso parecido físico de los personajes y eso a mi no me importa mucho, lo que mas me molesta es el hecho de tratar de exagerar la maldad de un personaje, a quien la historia ya se encargó de encasillar en el umbral de la perversidad humana.

Supongo que no habrá sido fácil escribir un guión para una producción de 3 horas que resuman lo ocurrido durante tantos años y con tantos acontecimientote de importancia, ignorar personajes importantes es hasta cierto punto comprensible, pero dar mayor importancia a otros que no la tuvieron, constituye otro error por conflicto de intereses.
El personaje de Matthew Modine por ejemplo, el periodista que se dio cuenta desde un inicio de la peligrosidad de Hitler, como el mejor visionario, es una clara búsqueda de un héroe, para una historia en la que son más los verdugos.
La esposa de Ernst Hanfstaengl es otro ejemplo, pero de ella no hablaré demasiado simplemente porque no conozco mucho al personaje y lo que he podido averiguar sobre ella es insuficiente, su esposo por el contrario es una de las figuras “ocultas” al gran público y es un acierto de esa producción haberle dado el lugar histórico que representa.

Pero al final de cuentas la película es entretenida, a pesar de su falsedad histórica, y me deja pensando en uno de los personajes más importantes y olvidados: el profesor de pintura de Hitler, y de cómo hubiese cambiado la historia si éste lo aceptaba en su Academia, probablemente tendríamos un artista mediocre más y un genocida menos.
Dr.Juventus
[Leer más +]
31 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil